martes, 3 de noviembre de 2009

MUERTE DE FRANCISCO AYALA


Francisco Ayala nació en Granada en 1906. Se graduó en Derecho en la Universidad de Madrid en 1929. Tras licenciarse consiguió una beca para estudiar Filosofía Política y Sociología General en Alemania. De nuevo, en España, se doctoró y ejerció como catedrático de Sociología y Ciencias Políticas en la Universidad de Madrid, cargo en el que permaneció hasta 1936. Por esos años fue colaborador de la Revista de Occidente y la Gaceta Literaria. En esta época nació la que sería su única hija: Nina. Un año más tarde se declaró la Guerra Civil y el escritor, que en esos días viajaba por Latinoamérica con su mujer y su hija, regresó a España, exponiendo su vida, para ponerse, como funcionario público, al servicio del Gobierno de la República.
Al finalizar la contienda se exilió a Buenos Aires, donde publicó algunas de sus obras, impartió clases de Sociología en la Universidad de La Plata de 1939 a 1950, y fundó la revista literaria Realidad. Más tarde se trasladó a Puerto Rico, donde fundó la conocida revista La Torre. De aquí pasó a Princeton, Nueva York y Chicago, donde fue profesor de literatura española. Regresó definitivamente a España en 1969 y, de manera definitiva, en 1980. En 1998 nació la Fundación Francisco Ayala como un homenaje al escritor. La fundación tiene dos sedes, una en Sevilla y otra en Granada.
La lucidez crítica, la distancia que propicia la ironía y la preocupación moral emparientan su fecunda obra con algunos grandes clásicos del Siglo de Oro español.
Desde el momento mismo de sus inicios, como hemos visto, la escritura de Francisco Ayala (la de creación, pero igualmente la ensayística) se ha caracterizado por ser una incesante búsqueda del sentido: del sentido íntimo de cada acontecimiento cotidiano; del sentido que el destino personal y colectivo ofrece a cada ser concreto; del sentido de las reglas que caracterizan la interacción social... del sentido del vivir mismo, en última instancia.
Ayala, a lo largo de su extensa vida, ha recibido numerosos galardones, y reconocimientos, es doctor Honoris Causa por varias universidades, es miembro de la Real Academia Española desde 1983 y ha sido propuesto en diversas ocasiones como candidato para el Nobel.

Por desgracia falleció el martes 3 de Noviembre a los 103 años de edad.

26 comentarios:

  1. Muchas gracias, Ana, por estar atenta a la noticia y por acordarte de ponerla en el blog.
    ¡Muy buen trabajo!

    ResponderEliminar
  2. Edu no faltes al respeto a las personas mayores... Como sabiamente acaba de decir Ana, o mayor o anciano,pero viejo no.
    Muchisimas gracias Ana.

    ResponderEliminar
  3. A ti Ina, excelente comentario, buena reflexión y represiva hacia Edu, el respeto es fundamental en esta era en la que vivimos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Por eso lo he dicho Ana.
    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  6. Ana muchas gracias por ponernos la biografia de este autor tan famoso.

    ResponderEliminar
  7. Hay que ser muy fuerte en la vida para llegar a los 103 años. Tengo mucho aprecio a este señor ya que pocos son como él.

    ResponderEliminar
  8. Sabia opinión Ignacio me parece estupendo que ana se acordase de esta gran persona y no vieja si no "mayor" .
    Eduardo yo que tu pensaría exactamente lo que dijiste.Y me plantearía borrar el comentario , eso si te lo digo con toda la educación del mundo.

    ResponderEliminar
  9. Pedro tienes toda la razón, pero tampoco discriminemos a Edu por esa blasfemia. Sólo tienes que borrar el comentario y punto.

    ResponderEliminar
  10. Edu, el tiempo pasa, y cuanta más gente mire tu comentario peor, todos pensaran que eres un irrespetuoso, porque esa es la sensacon que da.
    Borra el comentario por tu bien Edu

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Bueno parece que nuestro compañero Eduard todavía no ha visto los comentarios...

    ResponderEliminar
  13. Es que no lo decimos por nada... Solo porque el comentario da a pensar que Edu es una persona que no respeta a los sabios mayores... Edwards si estás ahí, ya sabes...

    ResponderEliminar
  14. Edwards lo hizo sin querer, nos es nada grave en mi opinión.
    ¿por fin te animaste a comentar Pedro?

    ResponderEliminar
  15. Cambiando de tema, ¿sabeis si se puden leer otro tipo de lectura que no sea narrativa?

    ResponderEliminar
  16. Supongo que si, gonzalo no dijo nada de que no se podian leer otro tipo de libros.

    ResponderEliminar
  17. Si, como ya preguntaste hoy en clase, si se pueden leer.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.