miércoles, 7 de abril de 2010

Opinión Barro de Medellín

No me gustó.

Simplemente no. Demasiado real, demasiado cruel, demasiado dificil de sobrellevar, no soporto el realismo, si leo libros es para separarme del mundo real, para vivir aventuras y para soñar una vida más excitante que la actual. No para sufrir con desgracias ajenas.

Seguramente está bien escrito, pero no puedo ser objetiva con algo que no me gusta, eso si, no veo claro ni la presentación, ni el nudo, ni el desenlace, no estoy ni siquiera segura de que los haya, puede que solo tenga un nudo.

Aparte de eso nada más, no me gustaron los personajes, en especial Camilo, me parece que tiene muy pocas ambiciones en la vida, Andrés me ha parecido más responsable e inteligente.

10 comentarios:

  1. Gracias por tu opinión Irene. Sin embargo, no creas que todas las historias de realismo son así. A mí me gusta el realismo ,te aseguro que muchos personajes fantásticos se comportan como personas reales y viceversa. Todo depende de cómo exprese y encarrile el autor la historia.

    ResponderEliminar
  2. Irene, yo también creo que es solo un nudo y que es como si el autor se hubiera cansado de escribir al final, opino que debería habernos contado algo de sus nuevas intenciones.

    ResponderEliminar
  3. Pues la verdad...no he leído muchos más pero...hasta ahora todos han sido horribles...
    Me tiene que prestar alguien uno....

    ResponderEliminar
  4. A ver, si es realismo... es lo que tiene, evidentemente en la vida de cualquier persona siempre hay malos momentos y, mismamente en cualquier personaje fantástico encontramos lo mismo, quizá contado de otra manera, pero se comportan de la misma forma y les ocurren cosas parecidas

    ResponderEliminar
  5. Pero claro, si en vez de contartelo un niño, lo cuenta un elfo o un dragón todo cambia, pues nos entristecemos si el niño se quedó huérfano, pero no si un dragón perdió a sus padres...

    ResponderEliminar
  6. Excelente reflexión Ana, yo creo que este libro esta bien y cuenta una historia real, de las muchas que hay por el mundo, a mi, me gustan las historias reales y en especial esta, ya que refleja lo que llega a hacer un niño para que su padre no le pegue y para poder dormir tranquilo una noche mas en su cama.

    ResponderEliminar
  7. Gracias Ina. A mí me encanta el realismo, pero también me gusta la fantasía (hasta un punto) Y sí, la idea inicial es buena, pero creo sinceramente, que el autor no ha sabido transmitir suficientes sentimientos en los personajes. Parecen prácticamente insensibles e irracionales. Los personajes fueron lo que menos me gustó de la novela y, por culpa de eso, no pude comprender del todo en mensaje que nos intentaba dar.

    ResponderEliminar
  8. Si, la verdad es que el autor no expresó de manera muy clara los sentimientos de los personajes pero, el mesaje que nos quiere dar (según lo que entendí yo) es que vivimos en un mundo de oportunidades y que no todo el mundo vive igual que nosotros. Es un libro sencillo que está hecho así para darnos cuenta de un simple mensaje. Eso es lo que yo pienso Ana, pero siempre puedo estar equivocado.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por aclararmelo Ina. No creo en absoluto que estes equivocado, porque, aunque el autor no nos haya querido transmitir ese mensaje, eso es lo que tu entiendes, y con eso basta. Todo depende de cómo el público entienda una obra, es lo mismo que con la pintura, por ejemplo.

    ResponderEliminar
  10. Claro Ana, gran reflexión, tu puedes interpretar un mensaje, mientras que otra persona o incluso el autor como en mi caso, interprete otra.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.