jueves, 10 de junio de 2010

Como la piel del caimán

Rubén, un niño normal y corriente se verá involucrado en una serie de desdichadas desgracias debido a su amigo Wilson, un ecuatoriano sin ganas de meterse en líos pero que no gusta a la gente. También influye que su hermano Luis está involucrado en drogas y hace sufrir mucho a sus padre. Es una trama con un final desdichado.

5 comentarios:

  1. Gracias otra vez Alberto. Los dos libros son demasiado dramáticos.

    ResponderEliminar
  2. Si, las dos entradas que has subido, acaban con un final triste.

    ResponderEliminar
  3. Lo sé amigos pero son muy bonitos, ¡ Os los recomiendo !

    ResponderEliminar
  4. No lo dudamos Alberto. Gracias por la recomendiación.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.