lunes, 29 de noviembre de 2010

El Cielo está en cualquier lugar - Jandy Nelson


Título: El Cielo está en cualquier lugar (The sky everywhere)
Autora: Jandy Nelson
Editorial: Everest
Saga: libro autoconclusivo
Fecha de publicación: Mayo 2010
Lennie Walker, de diecisiete años, lectora empedernida y fanática de la música, es segundo clarinete de la banda de su instituto. Vive feliz y sin contratiempos a la sombra de Bailey, su impetuosa hermana mayor. Pero cuando Bailey muere repentinamente, Lennie se convierte en protagonista de su propia vida...Y , aunque nunca había salido con ningún chico, de pronto se encuentra intentando compatibilizar a dos.
Toby era el novio de Baile; Lennie se identifica con el dolor que siente, Joe es el chico nuevo del pueblo, acaba de llegar de París y su sonrisa casi mágica sólo puede compararse con su talento musical. Para Lennie son el sol y la luna: uno la saca de su pesar mientras el otro le ofrece consuelo. Aunque, al igual que los propios cuerpos celestes, si llegan a chocar estallará el mundo entero.

De verdad, no me gusta hacer reseñas de libros perfectos, pero cuando pasa, pasa. Lees un libro, te enamoras de los personajes, de la trama, de todo... y resulta que es autoconclusivo.

John Lennon Lennie Walker es feliz. Tiene una vida perfecta. Tiene una hermana mayor, Bailey, que la quiere. Lennie nunca ha sido la protagonista, siempre ha estado a la sombra de Bails. Pero a ella le daba igual. Entonces, Bailey muere. Un segundo, estaba ensayando para su papel de Julieta, al segundo siguiente, tirada en el suelo muerta. 
Así que ahora, de pronto, Lennie tendrá que soportar ese peso. Su hermana está muerta; su madre se fue hace 16 años (cuando ella tenía tan solo uno); vive con Abu (su abuela) y Big, su tío. 
Y ahora Lennie, la chica que nunca ha tenido un novio, tendrá que "compatibilizar" a dos. Toby, el novio de Bailey: cuando Lennie está con él, se siente un poco menos sola, echa menos de menos (valga la redundancia) a su hermana... pero, ¡ey!, un momento, que la eches de menos no significa que tengas que besar a su novio. Y Joe, Joe Fontaine, venido de Froooncia, que tiene una sonrisa maravillosa, que es el chico nuevo, que no la ha conocido cuando Bailey vivía, y del que Lennie se está enamorando. Como bien dice la sinopsis, son dos cuerpos celestes: uno la luna, otro el sol, y si se chocan, pasará lo que tendrá que pasar.
Había una vez dos hermanas /que compartían la misma habitación, /la misma ropa, /los mismos pensamientos en el mismo instante. / Aquellas dos hermanas no tenían madre / pero se tenían la una a la otra. / La hermana mayor caminaba delante de la menor / para que la menor siempre supiera adónde ir. / La mayor llevaba a la menor al río / donde flotaban boca arriba / como hombres muertos. / La mayor solía decir: / Mete la cabeza unos centímetros, / luego abre los ojos y levanta la vista al sol. / La menor: /se me va a meter agua en la nariz.  / La mayor: / venga, hazlo / así que la menor lo hizo / y todo su mundo se llenó de luz. 
(Encontrado en una hoja de un cuaderno, enganchada a una verja en lo alto de la colina).
Este libro es genial. Así de simple y si termino aquí mismo la reseña, me quedo tan tranquila. Como veis, he empezado la reseña con un fragmento que viene en el libro, uno de los poemas de Lennie. Esto es para que veáis todo el dolor que siente ella durante el libro. Al principio va a costar acostumbrarse a que haga tantos y tantos poemas (uno por capítulo) y va a parecer que tiene un trastorno xD Pero en realidad es que está muy triste.
Si pudiera catalogar este libro de alguna forma, diría que es un drama juvenil. Pero, a la vez que lloras como una magdalena en algunas partes, hay otras en las que sonreirás. Y mucho. Peor voy a ir por orden, que si no, no se puede.
Lennie es un personaje maravilloso. No soy ninguna experta en dramas, porque ahora mismo solo recuerdo haber leído dos, y uno no se puede catalogar como tal, pero creo que la protagonista (o el protagonista) debe ser achuchable, debe ser real y debe ser cercano. Ella es todo eso y más. Es uno de los mejores personajes femeninos que he leído este año. Transmite la tristeza de una forma increíble. Solo tengo una queja, que no es que llegue a queja siquiera: Cumbres Borrascosas es genial, lo sé, y me lo pasé de miedo leyéndolo, pero... ¿no hay más clásicos? (¬¬)
Luego tenemos a los dos chicos que están ahí con Lennie. Toby era el novio de Bailey, y cuando ella muere se queda destrozado por dentro. Va mucho a casa de los Walker, y claro, él y ella están tristes. ¿El resultado? Surgen los besos. Y aunque en el fondo ella sabe que eso no está bien, no está nada bien, nunca echa tanto de menos a su hermana cuando está con Toby...
Joe. El chico nuevo, que viene de Francia, que pestañea y es guapísimo, que está enamorado de Lennie, y viceversa, que es maravilloso, que tiene un talento musical enorme. Señoras y señores: el mejor personaje de la novela (lo siento, Lennie, pero es que este hombre es aissh  ¡Pon un Joe (o un Fontaine) en tu vida!)


Un día, hace años, estaba tirada en el jardín de Abu y Big me preguntó que estaba haciendo. Le dije que estaba mirando al cielo. El dijo: "Eso es un error de planteamiento, Lennie, el cielo está en cualquier lugar, empieza en tus pies".
Al besar a Joe, por primera vez en la vida me lo creo.

Y ahora pasemos a la trama. Es genial. Muy ágil. En ningún momento vas a parar a decir "voy a tomar un refresco o unas patatas y ahora vuelvo", porque no podrás. Entonces harás como yo, llevarás el libro a la cocina y tendrás que sobrevivir a base de eso. Una de las cosas que suben el ritmo son los poemas que os he puesto al principio de la reseña. No solo están escritos, sino que están dibujados, en un papel, en un envoltorio de Chupa Chups (aunque Lennie no toma ni uno en todo el libro, parece ser que es una ChupaChup Compulsive Buyer xD), en la pared del baño... Vamos, literalmente, donde surja la inspiración.

Otra cosa que me ha gustado, es que la autora no se corta al hablar de sexo. A ver, no es que sea el tema principal de la novela para nada, pero no es de esas de: "Nos metimos en la cama entre risas. A la mañana siguiente...". Si hay que decir algo, se dice, y se dice bien, no en clave. La atracción sexual es algo de la que habla muy bien Jandy Nelson, así que un aplauso (clap-clap).
Y el final... era como tenía que acabar. Si acababa de otra forma, muchos de los lectores iríamos a su casa a asesinarla. Pero acabó de una forma estupenda, y gracias a eso la adoraremos siempre 

4 comentarios:

  1. Genial Sara,
    Gracias por la reseña y por el enlace a la reseña de tu blog.

    ResponderEliminar
  2. No se si sabes que me encanto...;P
    Gracias por dejarmelo(:

    ResponderEliminar
  3. Me encantaría leerlo, voy a ver si lo tienen en la biblioteca, aunque espero que no sea demasiado empalagoso. Muchas gracias Sara :)

    ResponderEliminar
  4. gracias Sara tiene muy buena pinta
    ¿ lo venden en cualquier libreria ?

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.