jueves, 31 de marzo de 2011

Don Quijote de la Mancha


Don Quijote era un señor que le encantaba leer y tan sólo leía libros de caballería. Esto le llevó a tener un trastorno mental y todo le parecía como en una de sus historias.

Un día, le dio por convertirse en un caballero de los de lanza y armadura, una noche salió en busca de aventuras y fue nombrado caballero por un posadero en esto volvió malherido a su pueblo y encargó a Sancho, ser su escudero y este acepta con gusto tras haberle ofrecido ser el gobernante de uno de los reinos que conquistasen. Como todo buen caballero, tenía que tener un nombre que impusiese respeto y eligió Don Quijote de la Mancha, y su caballo debía de tener otro y eligió Rocinante. Su escudero iba en burro, y a la par que estos se marchaban su sobrina, el barbero y el cura procedían a la quema de los libros de Don Quijote. La primera aventura que vivieron Don Quijote y Sancho Panza fue con unos molinos de viento cuando se dirigían hacia Puerto Lápice, donde Don Quijote pensaba que podrían vivir grandes aventuras aunque Sancho no pudiese pelear porque todavía no había sido nombrado caballero como Don Quijote. Cuándo se encontraron con los molinos de viento Don Quijote pensó que eran gigantes y arremetió contra el primero con la lanza y el escudo con tan mala suerte que empezó a hacer viento y se movieron las aspas de los molinos y cuando les dio con la lanza empujó a Rocinante y a él y les hizo volar. Sancho fue a socorrer a Don Quijote que estaba dolido por la pérdida de su lanza ya que se había roto, entonces recordó el libro en el que Pérez de Vargas pierde su espada y coge un trozo de encina y la usa como espada para matar a los moros y pensó que él haría lo mismo.

De camino encuentran un roble seco y pensando en su amada Dulcinea del Toboso, recoge una rama seca y le pone el hierro de su lanza para formar con ella una lanza. De camino a su destino, ven a unos monjes que iban por su camino y al lado llevaban un coche con una mujer escoltada por caballos y hombres a pie que se dirigía a Sevilla para irse con su marido a las Indias, entonces Don Quijote pensó que eran unos malhechores y fue a pelear contra ellos. Con tan mala suerte que tras haber atacado a uno de los monjes y haberle dejado tirado el otro empezó a huir y Sancho decidió despojarle de sus ropas para quedárselas como botín, pero dos mozos que iban con los monjes fueron a por él y le pegaron y lo dejaron tirado en el suelo mientras que en ese momento Don Quijote estaba diciéndole a los del coche que podían continuar con su camino pero un vasco (vizcaíno) le dijo que se apartase y comenzaron a batirse en duelo a muerte con sus espadas y escudos. Antes de la batalla, Cervantes cuenta que él no fue el que inventó la historia sino el que la encontró y se la tradujo un morisco al castellano. En la batalla se dice que el vizcaíno fue el que dio el primer golpe y que le quitó media celada y una oreja, tras esto Don Quijote arremetió contra el vizcaíno, lo tiró al suelo y le dijo que lo mataría como no pidiese perdón, después de la batalla Sancho Panza le curó la oreja a Don Quijote y dijo que le daría un bálsamo con el que curaría todas sus heridas mortales.

Los dos continuaron su camino y dieron con un grupo de pastores que les invitaron a comer y a dormir en su casa para que al día siguiente fuesen al entierro de un pastor que había muerto de amor, uno de esos pastores le dio a Don Quijote un ungüento para que se le curase la herida. Fueron al entierro y allí lo tomaron por loco. Al llegar el cuerpo de Grisóstomo a donde se comenzaba a hacer su sepultura llegó la pastora Marcela, una hermosa mujer, según decían todos la que había causado la muerte de este hombre para dar las explicaciones de lo que había hecho. En ese momento Don Quijote mandó callar a todo el mundo y salvó a Marcela y la siguió hasta el bosque para servirla.

Tras buscarla durante dos horas y no encontrarla se fueron a un verde y grande prado a comer y pasar allí la siesta mientras que Rocinante y el burro de Sancho paseaban a sus anchas. Cuando Rocinante descubrió un grupo de yeguas que estaban pastando y fue a comunicarles su necesidad pero estas tenían más ganas de pastar que de otra cosa y a coces le dejaron sin silla y sin riendas. Cuando los yagüenses descubrieron a Rocinante así le empezaron a apalear y le dejaron tumbado en el suelo y en el momento en el que Don Quijote descubrió a estos hombres haciendo eso se les acercó y fue a embestirlos con la lanza pero estos que eran casi 20 los molieron a palos a él y a Sancho.

Después de esto fueron a una venta en la que había unas mujeres que les curaron sus heridas y por la noche una de ellas que era asturiana, tuerta, no muy sana del otro ojo con los pelos como crines y que se fue a acostar con un hombre por la noche cuando llegó el arriero y fue a pegarla, pegó a Sancho, que pegó a Maritornes, esta otra vez a Sancho y el arriero a Maritornes. Cuando se despertó Don Quijote ya había acabado la pelea y llamó al ventero para que le trajese los ingredientes del bálsamo de Friegabrás, lo preparó en una aceitera y se lo bebió, le entraron ganas de vomitar y después durmió tres horas y se levantó como nuevo y Sancho se lo pidió, este se lo dio pero Sancho vomitó e hizo de vientre al mismo tiempo y se encontró peor que antes. Por la mañana, cuando se iban a ir, el ventero le pidió el dinero para pagarle a Don Quijote y dijo que no pagaría, lo mismo hizo Sancho, pero a este lo mantearon y cuando se aburrieron de ello y lo bajaron, Maritornes le ofreció agua y este pidió vino que pagó.

Tras esto Don Quijote y Sancho siguieron su camino y llegaron a una colina desde la que se veían dos rebaños, uno de ovejas y otro de carneros, y Don Quijote piensa que son dos ejércitos con los que pelea y los pastores al ver esto, empiezan a apedrearlo y le rompen el bálsamo de Fierabrás.

Esa misma noche ven a un grupo de gente que Don Quijote confunde con encamisados que en realidad eran unos clérigos a los que embiste y estos le explican que llevan un muerto lo que Don Quijote creía que era una princesa y el hombre derribado es saqueado por Sancho y se lleva su jumento como recompensa de la batalla.

Una noche, se escondieron por un ruido y al alba Don Quijote fue a descubrir lo que era y el ruido venía de un molino. Por el camino venía un hombre con una bacía en la cabeza y pensó Don Quijote que era un yelmo encantado y se lo quitó. Siguieron su camino y descubrieron unos galeotes que desencadenaron porque Don Quijote pensó que era injusto y los desencadenó pero estos se vengaron de él por mandarles hacer esa penitencia que era ir al Toboso.

Pusieron camino a Sierra Morena y encontraron unas cosas que les dijeron que pertenecían a un loco y encontraron a ese loco que les contó su historia de amor y desamor y luego desapareció y tras eso Don Quijote se fue a una montaña a hacer penitencia y le dio a Sancho una carta para Dulcinea.

Este pasó por la antigua venta y encontró al cura y al barbero de su pueblo y les acompañaron disfrazados al monte de Don Quijote, antes se encontraron con una mujer que estaba vestida de hombre y el cura iba de príncipe y el barbero de doncella, luego llegaron a ver a Don Quijote y se lo llevaron diciéndoles que tenía que ayudar a vencer a un gigante de África.

Este aceptó y en la venta de antes a la que volvieron con Cardenio y la “princesa de Micomicón” y estaban todos cenando menos Don Quijote que estaba en la cama y aparecieron la amada de Cardenio (Luscinda) y Felipe el amado de la “princesa de Micomicón” con lo que se reunieron todos pero en esto llegaron un español y una mora en una burra pero también se dijo que Don Quijote había matado al gigante porque había sangre en su habitación pero en realidad había vino de unos sacos.

Se levantó Don Quijote a cenar y empezó una discusión por su riña y a la mañana siguiente se fueron con Don Quijote encarcelado porque le convencieron de que estaba encantado. Al llegar a su pueblo, lo pasearon por allí hasta llegar a su casa donde su sobrina se lo llevó a su cama y estuvo allí hasta que volvió a ser normal y quería volver a marcharse a seguir viviendo la vida de caballero andante.

3 comentarios:

  1. Un resumen muy extenso, supongo que el examen te haya salido perfecto con este resumen de 10.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo el resumen pero un poco extenso.
    Pero se ve que entiendes del tema, coincido con Diego Folgueramayor el resumen es de "10"

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.