lunes, 25 de abril de 2011

El coloquio de los perros


Mientras Campuzano dormía Peralta se puso a leer un libro que Campuzano había escrito sobre una conversación entre dos perros. El libro comenzaba hablando sobre Berganza que cuenta su vida a su compañero Cipión. Berganza dice que nació en un matadero de Sevilla donde tuvo su primer amo, el matador Nicolás el Romo. Como su amo era muy cruel se escapó y se fue a vivir al campo con unos pastores como perro pastor del rebaño, al no poder delatar al amo las fechorías de los lobos se vuelve a Sevilla donde sirve a un mercader. La criada negra intentó sobornarle pero como era fiel a su amo rechazó los sobornos, y por miedo a una venganza de la criada decidió marcharse. Nuevamente encontró a otro amo, este era alguacil, era amigo de su primer amo pero Berganza no estaba agusto con la profesión de su amo con lo que se marcho de nuevo y se unió a un grupo de soldados en Mairena del Alcor. Cuando el tamborilero de la compañía de soldados y el Berganza, adiestrado en espectaculares prodigios, llegan a Montilla, una bruja, llamada la bruja Cañizares reconoció a Berganza como al hijo de la Montiela, cuyos dos hijos habían sido convertidos en perros por otra bruja, llamada la bruja La Camacha. Una vez descubierta la bruja Cañizares el perro huye y va a dar a un campamento de gitanos cerca de Granada, por miedo a que le utilicen por su fama de sabio se va en busca de otro dueño, a el cual encuentra en las afueras de Granada, un hortelano morisco. Allí muerto de hambre se alimenta con los mendrugos de un poeta y sale adelante como imitador de figuras mudas hasta que es herido en una representación en Valladolid, es entonces cuando Berganza entra al servicio de Mahudes, en el Hospital de la Resurrección.

Ana Cristina Fernández Mon Nº8 3ºB 4º INFORME

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.