miércoles, 15 de junio de 2011

El si de las niñas

Don Diego, es un señor rico de unos 60 años de edad. Está en una posada de Alcalá de Henares esperando la llegada de dos señoras, doña Irene y su hija doña Francisca, de 16 años, que vienen de Guadalajara.
Doña Irene, es viuda y pobre. Paquita se está educando en un convento y su madre ha ido a buscarla para casarla con don Diego, porque dice que es el hombre ideal para ella.
Pero don Carlos, militar sobrino de don Diego, también se ha enamorado de Paquita. Ni don Carlos sabe la intenciones de su tío, ni don Diego del enamoramiento del sobrino. Además don Carlos se ve en secreto con Paquita por las noches en el jardín del convento. Solo lo sabe su criada Rita.
Don Carlos se entera de que doña Irene quiere casar a Paquita y acude lo más rápido posible a la posada para impedirlo.
Don Diego y su sobrino se encuentran pero ninguno de los dos confiesa al otro los motivos de su estancia en Alcalá. El tío se enfada y ordena a su sobrino que se marche a cumplir con sus obligaciones militares. Carlos, por respeto, obedece. Antes de irse, por la noche hace llegar una carta a Paquita. Pero la carta se pierde y acaba en manos de don Diego y así se entera de que los jóvenes están enamorados, y que Paquita iba a casarse con él sólo por no desobedecer a su madre.
Don Diego ordena a Carlos que regrese. Comprende el amor de los jóvenes, quiere que ellos estén juntos y autoriza su matrimonio. Culpa de todo este lío al abuso de autoridad de los padres sobre los hijos, que obedecen aunque les haga mucho daño.
Patricia García García Nº17

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.