lunes, 20 de junio de 2011

Un camino entre dos mares



El libro “Un camino entre dos mares”, escrito por David McCullough narra la construcción del canal de Panamá con todas las proezas de ingeniería, los logros de la medicina los conflictos que hubo por el dinero y la política pero sobretodo las ganas de los obreros de ver un paso de barcos colosales entre el Pacífico y el Atlántico pese a las muertes que hubo de estos.
David McCullough es más bien un investigador dado que se recorrió media América en busca de pequeños relatos, pruebas y anécdotas todas incluidas en esta novela.

sábado, 18 de junio de 2011

AL BORDE DEL ACANTILADO


Jonny está pasando una mala racha. Suele tener pesadillas. Después de una noche bastante tormentosa, intenta encontrar a la que fue la mejor amiga de su hermana, muerta cinco años atrás. En su lugar, Jonny encuentra a Sophie, una anciana con problemas de memoria. Así que, entre los dos, intentan poner orden en sus recuerdos y al pasado. La anciana le ayudará a superar la muerte de su hermana.

viernes, 17 de junio de 2011

Muerte en el Nilo' narra el crimen de una joven adinerada durante un viaje en crucero por el Nilo. Un asesinato insensible y sin sentido aparente.

Linnet Doyle lo tiene todo: belleza, riqueza, amor ... y un viaje por el Nilo para disfrutar de su luna de miel.

Poirot, que pensaba pasar unos días de vacaciones por el Nilo, se verá envuelto en este peculiar caso en el que saldrá a la luz más de un asunto tenebroso, pero en el que también hay lugar para los

Pero, tras esta aparente plenitud, muchos peligros la acechan: los incontrolables celos de su amiga, los intereses económicos de sus tutores, la ambición de los ladrones de joyas... Poco a poco, el crimen se va perfilando como algo inevitable, y Linnet aparece asesinada en su camarote.

acontecimientos felices.

tapa del libro: Muerte en el Nilo


miércoles, 15 de junio de 2011

El si de las niñas

Don Diego, es un señor rico de unos 60 años de edad. Está en una posada de Alcalá de Henares esperando la llegada de dos señoras, doña Irene y su hija doña Francisca, de 16 años, que vienen de Guadalajara.
Doña Irene, es viuda y pobre. Paquita se está educando en un convento y su madre ha ido a buscarla para casarla con don Diego, porque dice que es el hombre ideal para ella.
Pero don Carlos, militar sobrino de don Diego, también se ha enamorado de Paquita. Ni don Carlos sabe la intenciones de su tío, ni don Diego del enamoramiento del sobrino. Además don Carlos se ve en secreto con Paquita por las noches en el jardín del convento. Solo lo sabe su criada Rita.
Don Carlos se entera de que doña Irene quiere casar a Paquita y acude lo más rápido posible a la posada para impedirlo.
Don Diego y su sobrino se encuentran pero ninguno de los dos confiesa al otro los motivos de su estancia en Alcalá. El tío se enfada y ordena a su sobrino que se marche a cumplir con sus obligaciones militares. Carlos, por respeto, obedece. Antes de irse, por la noche hace llegar una carta a Paquita. Pero la carta se pierde y acaba en manos de don Diego y así se entera de que los jóvenes están enamorados, y que Paquita iba a casarse con él sólo por no desobedecer a su madre.
Don Diego ordena a Carlos que regrese. Comprende el amor de los jóvenes, quiere que ellos estén juntos y autoriza su matrimonio. Culpa de todo este lío al abuso de autoridad de los padres sobre los hijos, que obedecen aunque les haga mucho daño.
Patricia García García Nº17

ADN asesino

Un investigador de Massachusetts llamado Winston está terminando un curso en la academia forense. Su jefa es una mujer guapa que planea ser la gobernadora. Para conseguir más votos estudia proponer una iniciativa contra el crimen. Al usar esa iniciativa para la prueba de ADN, choca con un asesinato no aclarado cometido diecisiete años atrás en Tennessee y para que su carrera mejore y sea elegida, decide investigar el suceso con Winston. Winston no está seguro de esa investigación y de todo lo relacionado con su jefa, pero un suceso violento lo cambiara todo.

Opinión: el libro comienza realmente aburrido, pero a medida que va avanzando la historia no puedes dejar de leerlo.

Juan Besteiro Suárez Nº6 3ºA.

domingo, 12 de junio de 2011

El Sí de las Niñas


Don Diego, un rico hombre de 59 años de edad, espera en una posada de Alcalá de Henares la llegada de dos sñoras, doña Irene y su hija Paquita, hermosa joven de 16 años, procedentes de Guadalajara.
Doña Irene, viuda y pobre, ha ido allá para sacar a Paquita del convento donde estaba educándose pues, contra la voluntad de la joven, aunque no lo manifieste por respeto hacia su madre, la ha destinado ya a don Diego, quien según su opinión y debido a sus virtudes, -es el hombre ideal para su hija, además de que tal matrimonio solucionaría sus apuros económicos.
Pero Carlos, sobrino de don Diego, oficial culto, valiente y caballeroso, sin que su tío lo supiese y sin que él conociera los planes de su tío, también se ha enamorado de Paquita desde tiempo atrás, por lo que se habían seguido viendo por las noches en el jardín del convento, con la complicidad de la criada de la joven, quedando el secreto sólo entre ellos.
Por una carta de Paquita, Carlos se entera de las pretensiones de doña Irene y se presenta en la posada para rescatar a la muchacha de tan desagradable situación.
De pronto, tío y sobrino se encuentran y se reconocen. Ninguno de los dos confiesa al otro los motivos de su estancia en Alcalá. Don Diego se enfada y ordena a su sobrino que se marche a cumplir con sus obligaciones militares. Carlos, por respeto, obedece; pero, en medio de la noche, una carta de Carlos dirigida a Paquita llega por equivocación a manos de don Diego y éste, al enterarse de todo, exige sinceridad a la joven quien le confiesa haber aceptado casarse con él sólo porque se había resignado a obedecer a su madre.
Don Diego ordena a Carlos que regrese y más tarde le expone los hechos a doña Irene. Ésta se indigna y recrimina a su hija, pero don Diego comprende la pasión de los jóvenes y, al darse cuenta de lo ridículo de sus pretensiones ante la juventud de los enamorados, renuncia a sus aspiraciones, une las manos de Carlos y Paquita, y abraza como padre a la que quería hacer su esposa. Culpa de todo este enojoso asunto al "abuso de la autoridad, a la opresión que la juventud padece en manos de padres y tutores" y, lleno de bondad, bendice a la pareja afirmando que también- será feliz con los hijos de aquel matrimonio que él ha hecho posible.
Atendiendo a su contenido, esta obra persigue un fin moral al criticar las costumbres de la época y ofrecer como ejemplo contrario la conducta seguida por don Diego...



Calderón de la barca

(Madrid, 1600-id., 1681) Dramaturgo español. Educado en un colegio jesuita de Madrid, estudió en las universidades de Alcalá y Salamanca. En 1620 abandonó los estudios religiosos y tres años más tarde se dio a conocer como dramaturgo con su primera comedia, Amor, honor y poder. Como todo joven instruido de su época, viajó por Italia y Flandes y, desde 1625, proveyó a la corte de un extenso repertorio dramático entre el que figuran sus mejores obras. Tras granjearse un sólido prestigio en el Palacio Real, en 1635 escribió El mayor encanto, el amor, para la inauguración del teatro del palacio del Buen Retiro.


Calderón de la Barca

Nombrado caballero de la Orden de Santiago por el rey, se distinguió como soldado en el sitio de Fuenterrabía (1638) y en la guerra de Cataluña (1640). Ordenado sacerdote en 1561, poco tiempo después fue nombrado capellán de Reyes Nuevos de Toledo. Por entonces ya era el dramaturgo de más éxito de la corte. En 1663, el rey lo designó capellán de honor, por lo que se trasladó definitivamente a Madrid.

Según el recuento que él mismo hizo el año de su muerte, su producción consta de ciento diez comedias y ochenta autos sacramentales, loas, entremeses y otras obras menores. Como todo coetáneo suyo, Calderón no podía por menos que partir de las pautas dramáticas establecidas por Lope de Vega. Pero su obra, ya plenamente barroca, tal vez alcance mayor grado de perfección técnica y formal que la de Lope. De estilo más sobrio, Calderón pone en juego menor número de personajes y los centra en torno al protagonista, de manera que la obra tiene un centro de gravedad claro, un eje en torno al cual giran todos los elementos secundarios, lo que refuerza la intensidad dramática.

A. Valbuena ha señalado que en su estilo cabe distinguir dos registros. El primero consiste en reordenar y condensar lo que en Lope aparece de manera difusa y caótica y en estilizar las notas de su realismo costumbrista. Así, reelabora temas originales de Lope en varias de sus obras maestras.

En ellas aparece una rica galería de personajes representativos de su tiempo y de su condición social, todos los cuales tienen en común un tema del siglo: el honor, el patrimonio del alma enfrentado a la justicia de los hombres, caso de El alcalde de Zalamea, o las pasiones amorosas que ciegan el alma, cuestión que aborda en El mayor monstruo, los celos o en El médico de su honra.

Pero no es ése, desde luego, el principal motivo de su obra. En su segundo registro, el dramaturgo inventa, más allá del repertorio caballeresco, una forma poético-simbólica desconocida antes de él y que configura un teatro esencialmente lírico, cuyos personajes se elevan hacia lo simbólico y lo espiritual. Calderón destaca sobre todo como creador de esos personajes barrocos, íntimamente desequilibrados por una pasión trágica, que aparecen en El mágico prodigioso o La devoción de la cruz. Su personaje más universal es el desgarrado Segismundo de La vida es sueño, considerada como la cumbre del teatro calderoniano.

Esta obra, paradigma del género de comedias filosóficas, recoge y dramatiza las cuestiones más trascendentales de su época: el poder de la voluntad frente al destino, el escepticismo ante las apariencias sensibles, la precariedad de la existencia, considerada como un simple sueño y, en fin, la consoladora idea de que, incluso en sueños, se puede todavía hacer el bien.

Con él adquirieron así mismo especial relevancia la escenografía –lo que él llamaba «maneras de apariencia»– y la música. La carpintería teatral se convirtió en un elemento clave en la composición de sus obras y el concepto de escena se vio revalorizado de una manera general, en la línea del teatro barroco. En cuanto a su lenguaje, se puede considerar que es la culminación teatral del culteranismo. Su riqueza expresiva y sus complejas metáforas provienen de un cierto conceptismo intelectual, acorde con el temperamento meditabundo propio de sus personajes de ficción.

viernes, 10 de junio de 2011

Y montaré caballos salvajes.

Trata sobre un adolescente llamado Pablo que vive en una granja que se encuentra en un pueblo anclado en el pasado. Después de la muerte de su padre, Pablo debe dejar los estudios y empezar a cargar con las riendas de la granja. La llegada de Kevin un joven inglés trotamundos hace ver a Pablo que hay más mundo fuera de la granja en la que vive. Kevin cambiara totalmente la vida de Pablo.

Juan Besteiro Suárez Nº6 3ºA