lunes, 16 de enero de 2012

COPLAS DE DON JORGE MANRIQUE A LA MUERTE DE SU PADRE


Este poema, trata sobre un monólogo que Manrique, recita en las últimas horas de vida de su padre.
en total son treinta y cinco coplas que se clasifican en tres partes:
1ªParte: Vita Flumen
compara las etapas de la vida con el recorrido del río :
Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
e consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
e más chicos,
allegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

Es decir, la muerte no llega a todos pese a la condición social o económica.


2ªParte:Ubi sunt?
Recuerda a todas las personas importantes del pasado y que los objetos no tienen presencia en la otra vida:

Tantos duques excelentes,
tantos marqueses e condes
y varones
como vimos tan potentes,
di, Muerte, ¿donde los escondes,
y ocultas?
Y las sus claras hazañas
que hicieron en las guerras
y en las paces,
cuando tú, cruda, te ensañas,
con tu fuerza, las tierras
y desfases.

Es decir por muchos lujos que tengas en esta vida, seras recordado por tus hazñas pero solo mientras tu recuerdo continue vigente.


3ªParte:Tempus Fugit

Y la tercera vida, la eterna, la que no tiene fin,es a la que invita la Muerte a Don Rodrigo como premio por su ejemplar vida:

"E pues vos, claro varón,
tanta sangre derramaste
de paganos,
esperad el galardón
que en este mundo ganaste
por las manos;
e con esta confianza
e con la fe tan entera
que tenéis,
partid con buena esperanza,
que esta otra vida tercera
ganaréis."


Final:

Don Rodrgo queda convencido por las palabras de la muerte y acepta morir en Dios:

"No tengamos tiempo ya
en esta vida mezquina
por tal modo,
que mi voluntad está
conforme con la divina
para todo;
y consiento en mi morir
con voluntad placentera,
clara y pura,
que querer hombre vivir
cuando Dios quiere que muera,
es locura."

Y despues se dirige a Cristo para pedir perdon aceptando asi la muerte rodeado de seres queridos: su mujer, hijos y hermanos.
sin lamentos ni lloros desesperados, solo con el cariñoso recuerdo de su memoria.

Así, con tal entender,
todos sentidos humanos
conservados,
cercado de su mujer
y de sus hijos e hermanos
e criados,
dio el alma a quien se la dio
el cual la ponga en el cielo
en su gloria,
que aunque la vida perdió,
dejónos harto consuelo
su memoria.

FIN



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.