jueves, 12 de abril de 2012


Elvira y Sancho, aldeanos gallegos, están por casarse y va apadrinar la boda el infanzón don Tello. Pendrado este de la belleza de Elvira, la rapta antes de la boda. Sancho solicita justicia del rey Alfonso VII. El rey le da una carta en que manda entregar a Elvira; pero don Tello, tiránico y soberbio señor feudal, se revela la orden del rey. Vuelve Sancho donde el monarca y le pide que envié un alcalde (juez) enérgico. El monarca dice: “el mejor alcalde, el rey” y la marcha personalmente a Glicia. Como encuentra a Elvira deshonrada, hace que don Tello repare la falta cazándose con ella, dotándole con la mitad de sus bienes; luego le entrega al verdugo para que le de muerte en tanto los novios quedan de nuevo libres para su boda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.