lunes, 9 de abril de 2012

Fuente ovejuna Javier Riera Rodrigo 3ºB N26

Fernán Gómez, comendador de Fuenteovejuna, noble prepotente y lascivo, comete abusos de todo tipo contra el pueblo, sobre todo al humillar a los hombres y atentar contra la virtud de las mujeres. Un día vuelve derrotado de un combate contra el rey Fernando, cuando en un clima alegre y festivo se está realizando la boda de Laurencia y Frondoso, una joven pareja de labradores. El señor feudal, iracundo, manda arrestar al novio y rapta a la novia. Más tarde, Laurencia aparece desmelenada y herida por defender su pureza, y llama "gallinas hilanderas" a todos los hombres de Fuenteovejuna, acusándolos de no saber defender su propia honra ni la de sus mujeres. Ante las palabras de Laurencia, todo el pueblo se subleva enardecido, irrumpe en el palacio del comendador y, haciéndose justicia por propia mano, mata a Fernán Gómez. Descuartizan su cuerpo y clavan su cabeza en una pica, como símbolo de la reconquistada dignidad.
Enterados de lo sucedido, los Reyes Católicos envían un juez para investigar los hechos, quien intenta averiguar el nombre del autor material del crimen. Para ello somete a tormento a los habitantes del pueblo, pero ante la pregunta de "¿Quién mató al Comendador?", la única respuesta que obtiene es "Fuenteovejuna, señor." "¿Y quién es Fuenteovejuna?" "Todos a una", versos que ya se han hecho célebres y representan la venganza consumada por todo el pueblo.
Los reyes, al conocer los resultados de la investigación y conmovidos ante esa respuesta solidaria y colectiva, perdonan a los campesinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.