martes, 10 de abril de 2012

Lucia Escudero Mtnez nº10 3ºB


EL BURLADOR DE SEVILLA

Don Juan Tenorio, es un hombre seductor que va de mujer en mujer,
la historia comienza cuando llega a las playas de Tarragona, la
primera en caer es una pescadora a la que pide matrimonio, pero
huye a Sevilla. Logra meterse en casa de Ana de Ulloa, hija del
comendador don Gonzalo, ésta escribe una carta a su prometido
para citarse pero la lee don Juan. Éste engaña a doña Ana y, cuando
el comendador acude a los gritos de su hija, don Juan lo mata
y logra fugarse. El prometido de ella, acusado de asesinato, es
arrestado.
Don Juan va a una boda que se celebra entre campesinos y se
encapricha por Aminta, la novia a quien seduce con su dinero.
Satisfecho su propósito, deja a la pobre campesina y vuelve a
Sevilla.
En una iglesia de esta ciudad, a donde ha ido a esconderse de la
justicia, don Juan descubre la estatua de piedra del comendador y
lee la inscripción en la cual le jura venganza. El burlador se encara
con la escultura del difunto, y lo invita a cenar cómicamente. Por la
noche, para sorpresa de todos aparece la estatua en la posada y con
una voz de ultratumba cita en la capilla donde está su sepultura. El
burlador se presenta con mucho miedo. El menú que don Gonzalo
le ofrece está compuesto de víboras y alacranes, guiso de uñas, y
el vino es hiel y vinagre en una alusión simbólica de la conducta
del seductor. Al despedirse, el comendador tiende la mano a don
Juan y, cuando éste se la estrecha, siente que su cuerpo se abrasa
en fuego. Don Juan grita e intenta en vano matar con la daga al
espectro. Luego, niega ser culpable y pide alguien que lo confiese y
lo absuelva, pero ya es tarde y muere condenado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.