domingo, 10 de junio de 2012

Peribáñez y el Comendador de Ocaña


PERIBAÑEZ Y EL COMENDADOR DE OCAÑA

Autor: Lope de Vega


La obra comienza el día de la boda de Peribáñez, un rico labrador de Ocaña, con Casilda. Durante las fiestas el Comendador de la Orden de Santiago queda sin sentido al ser derribado por un novillo al que intenta alancear y, al volver en sí en casa de los recién casados, se enamora perdidamente de la novia. Para conseguir el amor de ésta, Leonardo, criado del Comendador, se finge a su vez enamorado de Inés, prima de Casilda; y Luján, otro criado, entra al servicio de Peribáñez como segador.

El Comendador sigue al matrimonio a Toledo y allí encarga un retrato de Casilda sin que ésta lo sepa. De regreso a Ocaña, y a aprovechando otro viaje de Peribáñez a Toledo para preparar la imagen del patrono de Ocaña, el Comendador, disfrazado de segador, requiere de amores a Casilda de noche, pero ella lo rechaza. Mientras, en Toledo, Peribáñez descubre el retrato de Casilda y, aunque las informaciones del pintor y unas canciones que oye por el camino le confirman la honestidad de su esposa, regresa a Ocaña preocupado, pues comprende cuáles son las pretensiones del Comendador, don Fadrique.

Este nombra a Peribáñez capitán de una compañía que ha de partir a la guerra de Granada. Pretende así alejarlo de Ocaña, pero para ello se ve obligado a nombrarlo caballero. Tras la primera jornada Peribáñez regresa de noche a su pueblo muy preocupado y descubre que el Comendador, con la ayuda de Inés y Luján, ha entrado en su casa. Entonces lo mata con la misma espada que aquél le había dado al investirlo caballero e hiere de muerte a los dos criados.

Enrique III ofrece un premio a quien entregue a Peribáñez, pero es éste mismo quien se ofrece a la justicia real acompañado de Casilda para que sea ella quien reciba la recompensa. Narra el rey la verdad de lo ocurrido y entonces éste lo perdona y confirma en su puesto.

Casilda se casa con Peribáñez, un villano de sangre limpia, y en la fiesta celebrada en el pueblo el Comendador sufre una cogida por uno de los toros de la fiesta.
Casilda se encarga de cuidarlo siendo así como el Comendador se enamora de Casilda. Peribáñez advierte lo que está pasando y se arrepiente de haberse casado con una mujer tan bella.
El comendador empieza a visitarla a su casa en ausencia de Peribáñez, a la vez que trata de ganarse a Peribáñez con regalos mientras halaga a Casilda.
Peribañez, en cuando el Comendador lo invita a participar en una guerra contra los Moros, le entrega una prenda negra, en vez de una verde, en señal de desconfianza y marcha a Toledo a cargo de una numerosa cantidad de soldados españoles.
El comendador feliz de su partida aprovecha la ausencia de Peribáñez e intenta conquistar a Casilda, ésta se niega, y Peribáñez que estaba escondido en el mismo cuarto donde el Comendador y Casilda peleaban, sale de su escondite y hiere al comendador. Éste se paraliza y sale corriendo, además de pedirle a Leonardo que no busque venganza en el Comendador, luego Peribañez asesina a Lujáne y a Inés, y se dan a fuga.
En el invierno se comentan las hazañas y asesinatos de Peribáñez, el Rey se vuelve loco de rabia y manda matar a Peribáñez. En ese momento, Peribañez y Casilda aparecen y el Rey, Enrique el Impotente, les da una oportunidad de contar su versión. Al rey le parece justo lo que hizo Peribáñez y lo deja libre.

PERSONAJES

El Comendador: su categoría es superior a la de caballero e inmediatamente inferior a la del maestre, a quien está obligado a asesorar en cuestiones militares.
Peribáñez: un villano limpio de sangre que goza de un gran prestigio en su pueblo.
Casilda: es la perfecta casada, según la mentalidad de la época
Inés: es la prima de Casilda, madrina en su boda y compañera de viaje a Toledo.

OPINIÓN PERSONAL

No me ha gustado, ya que es complicado de entender y muy liado. Me imagino que es una obra importante, pero los versos la hacen complicada y no me gusta mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.