jueves, 1 de noviembre de 2012

El sí de las niñas

Carla Menéndez Urdangaray 4ºA nº24
Resumen
 
En la primera escena, Don Diego y su sirviente, Simón, hablan con preocupación del retraso de Doña Irene y Doña Francisca. Don Diego le cuenta a Simón que va casarse con Doña Francisca y que el matrimonio ya está concertado con Doña Irene, su madre. La hija estudiaba interna en un convento de Guadalajara y Doña Irene' había ido a recogerla para llevarla a Alcalá  para que se conocieran un poco antes de la boda. Simón le comenta que creía que la boda se concertaría entre Doña Francisca y Don Carlos, el apuesto sobrino de Don Diego. Éste le saca de su error y confiesa a Simón que está enfadado con su sobrino por mentirle.

En la escena segunda tiene lugar el encuentro de Don Diego, Doña Irene y Doña Francisca. Durante la tercera escena Doña Francisca se retira y en la escena cuarta hablan Doña Irene y Don Diego sobre la muchacha. Don Diego quiere que Doña Francisquita le exprese personalmente lo que siente por él, sin la intermediación de su madre, pero ella le sermonea diciéndole que ella prefiere un marido experimentado y de edad madura, pues los matrimonios jóvenes no tienen la experiencia ni la virtud necesaria para criar a los hijos.

Luego Rita se encuentra con Calamocha, el criado de Don Carlos. Ambos ya se conocen. Calamocha cuenta a Rita que nada más recibir la carta de Doña Francisca en la que ésta contaba a Don Félix (en realidad Don Carlos) que su madre la quería casar con un anciano en Madrid, su amo partió con él desde Zaragoza hacia Alcalá para impedir esa unión. Calamocha informa a Rita de que su señor, Don Carlos, se encuentra también alojado en esa posada. En la escena novena Rita habla con Doña Paquita y en ese diálogo sabemos cómo ésta se veía a hurtadillas con Don Carlos (ella cree que se llama Don Félix) mientras estaba en el convento en Zaragoza.

Comienza el segundo acto con una declaración de Doña Paquita le dice que no se quiere casar y Doña Irene trata de seguir convenciendo a su hija de la suerte que ha tenido en que Don Diego se fije en ella. Doña Irene cree que su hija se quiere quedar en el convento como religiosa, cosa que Doña Paquita niega, diciendo que se quedará siempre con su madre. En la siguiente escena hablan Don Diego y Doña Irene. Doña Francisca está presente pero apenas interviene o calla. El caballero empieza a sospechar que no quiere casarse con él y se lo expone a Doña Irene, pero ésta le asegura que sí. Don Diego le dice a Doña Francisca que su cariño es sincero y que desearía la misma sinceridad con él. Doña Irene acaba impidiendo que esta declare que no desea casarse con él.
En la escena séptima del acto segundo Don Carlos y Doña Francisca se encuentran. Los amantes se vuelven a declarar su amor y Don Carlos dice que le va a defender ante todo el mundo. Don Carlos se queda con Calamocha y Rita, y ve aparecer a Simón. Al salir Don Diego descubre a Don Carlos y le pregunta qué hace en la posada. Este le miente. Don Diego le dice que tiene que volver con su ejército a Zaragoza inmediatamente ya que no puede desatender sus obligaciones militares y le echa de la posada. Cuando Rita le cuenta a Doña Francisca que Don Félix y su criado se han ido, la muchacha se siente engañada y llora desconsolada.

De noche, Don Diego no puede dormir y sale a la sala de la posada donde se encuentra durmiendo Simón. Alguien ha tirado a Doña Francisca una carta, pero quien la coge es Simón y se la entrega a su amo, que ya sospecha que es de un amante de Doña Paquita. Sale Rita a buscar el papel que le han tirado a Doña Paquita pero ve a Simón y disimula. Rita le comunica a Doña Francisca que no ha podido hacerse con la carta y la muchacha vuelve a entristecerse, creyendo que Don Félix (Don Carlos) la ha abandonado.

Posteriormente Don Diego y Doña Paquita se encuentran en la salita. Don Diego le comenta que ha encontrado la nota y le pide que se sincere con él, pero ella lo desmiente . Don Diego le dice él ve que ella no le quiere y critica la educación que reciben las muchachas de la época para que callen, y con ello, mientan sobre sus verdaderas pasiones e inquietudes. Le pide a la muchacha que se calme y vaya con su madre.

En la escena décima del tercer acto, Simón ha ido a buscar a Don Carlos y lo trae ante su tío. Don Diego le pide a su sobrino que le cuente la historia. Éste lo hace y sabemos entonces que el nombre de Don Félix que adopta Don Carlos .También narra Don Carlos estuvo con ella hasta que se tuvo que ir. Le confiesa a su tío que ahora ha venido a por la muchacha y le pide consentimiento para tomarla como esposa. Es cuando Don Diego le cuenta a su sobrino que ya está. Don Carlos, le dice a su tío que ella se casará con él pero que nunca le amará. Después Don Carlos comenta que se marcha de nuevo a la milicia. En la siguiente escena Don Diego le cuenta a Doña Irene que su hija está enamorada, pero no de él. Doña Irene toda alterada, cree que Don Diego pretende librarse y no hacer frente a la boda, por eso pide a su hija que declare la verdad pero ésta confiesa que ama a otro hombre. En la escena decimotercera se produce el desenlace:. Don Diego le explica a Doña Irene que a quien en realidad ama su hija es a Don Carlos, su sobrino y que él bendice esa unión, de forma que Doña Francisquita y Don Carlos ya no tienen impedimento para formalizar su relación


Personajes


Don Diego

Tiene 59 años. Hombre adinerado que desea casarse con Doña Francisca (Paquita). No aspira a que la muchacha le quiera como la ama él, sino a que le tenga un cariño sincero. En un primer momento defiende su derecho a casarse con Doña Francisca ante su sobrino Don Carlos y le impone el deber de obediencia para que acate su decisión y vuelva a la milicia, en Zaragoza. Pero cuando comprende que Doña Francisquita y Don Carlos se aman recíprocamente, se percata de que no puede oponerse a esa relación.

 Don Carlos

Sobrino de Don Diego. Es teniente del ejército y fue un héroe de guerra. Don Carlos es llamado Don Félix por Rita y Doña Paquita, ya que con ese nombre es como lo conocieron en Zaragoza. Ama realmente a Doña Francisquita y acude a la posada para impedir la unión de la muchacha con quien resulta ser su tío. Al conocer esta circunstancia las reglas de honor y obediencia a su tío, decide retirarse y dejar que se celebren los esponsales, pero Don Diego se da cuenta de que el amor entre estos amantes es cierto y bendice su unión.

Doña Irene

Madre de Doña Francisca (Paquita). Su esperanza era casar a su hija con el pudiente Don Diego. Interviene siempre en las conversaciones entre Don Diego y Doña Paquita para impedir que ésta declare que no quiere realmente al maduro caballero. En realidad, es un personaje cómico por sus ocurrencias e intervenciones.

 Doña Francisca

Hija de Doña Irene, prometida de Don Diego y amante de Don Carlos. Estudia  en un convento hasta que Doña Irene y Rita van a buscarla para presentarla a Don Diego, en Alcalá de Henares. Ella no ambiciona las riquezas de Don Diego, como su madre, sino que sólo anhela el amor de Don Carlos, sin saber que éste es sobrino del maduro caballero con el que la quiere casar su madre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.