jueves, 24 de enero de 2013

Alicia en el país de las maravillas

Mientras permanece sentada con su hermana en el bosque, Alicia se queda dormida sin darse cuenta, y sueña que se levanta y persigue a un conejo que se le ha parecido. Cae en la madriguera y mientras camina por una sala subterránea y encuentra un pastel y un frasco que al tomarlos, crece y disminuye.
Mas tarde se encuentra al gato de Cheshire, que puede aparecer y desaparecer cualquier parte de su cuerpo, dejando a veces solamente una sonrisa.
Tiene que nadar sobre un charco que se ha formado con sus lágrimas. Toma el té con la liebre de marzo y el sombrerero, y juega al croquet con la malvada reina de corazones. 
Alicia es testigo de cómo una sota roba unas pastas y corre peligro de verse comprometida. Así que se vá y llega a un jardín encanado que se transforma completamente a cada parpadeo y un grupo de personajes sostiene absurdos diálogos que parecen tener sentido.
Y entonces Alicia se despierta.
En la segunda parte, el mundo que visita Alicia, es un país maravilloso semejante a un tablero de ajedrez, que llega hasta el otro lado del espejo. La niña camina y lo cruza a través del espejo.
Hay muchas flores, y Alicia se topa con 2 extraños personajes que hablan entre si, y tienen nombres curiosos: Twidle Lum y Twidledi, cuando le primero se duerme, el segundo dice a Alicia sólo existe en el sueño del otro. Y le suceden diálogos similares con más gente. Alicia avanza por las casillas del tablero.
También habla con  la reina y el rey, que la felicitan. Así que se celebra un banquete, en el que sin ella entenderlo,  es anfitriona y se convierte en reina al llegar a la octava casilla. En la fiesta, la comida ocupa el lugar de los invitados, y los invitados el de la comida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.