lunes, 4 de febrero de 2013

El chico de la ventana

Adolfo Bañegil Arroyo Nº3 3ºB - 2ª Evaluación


Roberto es un chico de quince años, un adolescente, que acaba de vivir la pronta hora de la muerte de su madre, su padre y él están destrozados por lo sucedido pero el padre sigue siendo bastante optimista por el simple hecho de no transmitir a su hijo su depresión pero se la calla e intenta animar a su hijo de tal forma que a Roberto le parece que a su padre no le importaba su madre cosa que era mentira.

Al llegar el verano el padre de Roberto le propone irse a un pueblecito de Burgos que se lo había recomendado un compañero de trabajo, a Roberto no le apetece hacer absolutamente nada después de la muerte de su madre pero al final su padre lo convence y los dos se marchan a veranear al pueblecito que Roberto piensa que es el peor sitio del mundo para pasar las vacaciones pero por no quitarle la sonrisa de la boca a su padre accede.

Una vez allí las sospechas de Roberto cada vez se acercan más a la dura realidad de que solamente era un pueblo en ruinas con unos bonitos paisajes a su alrededor, no hay agua caliente, ni televisión, ni videojuegos (se acercan las peores vacaciones de su  vida) pero un día su padre y él van a hacer ciclismo para conocer un poco más la zona, Roberto empieza a sentir  una cosa que no sentía desde su perdida era alegría, libertad, descanso, sentirse en paz de tal forma que le dice a su padre que quiere investigar por los alrededores vieron un monasterio en ruinas de hace muchos años y también encontraron  un castillo abandonado, y Roberto ve a un chico más o menos de su edad que lo observa desde lo alto de una roca pero cuando llama a su padre para mostrárselo el chico ya había desaparecido, pero tenían que volver porque estaba anocheciendo y de vuelta en la casa de la señora que les había alquilado la modesta casa donde estaban ellos estacionados, miró a su ventana y se encontraba el mismo chico del castillo lo que le pareció muy raro ya que le preguntaron a la señora y les había dicho que con ella no vivía absolutamente nadie, a Roberto cada vez le interesaba más aquel pequeño pueblecito.

Roberto se fue a investigar al día siguiente sobre el chico y volvió al castillo allí lo encontró descubrió que era sordo mudo y que tenía una hermana llamada Isabel, vestían muy raro como si fueran de cinco siglos antes y no conocían lo que era una bicicleta, pero bueno ya tenía dos amigos allí por lo menos…

Los dos muchachos se fueron al monasterio a preguntarle sobre un chico que les había conocido esa misma tarde y que venía montado en un caballo de metal y vestía de forma extravagante el fraile les dijo que era el demonio y que se alejaran de él a la mañana siguiente Roberto vio a Mingo y a Isabel que lo miraron aterrados, parecían muy asustados y huyeron tal como si los estuvieran persiguiendo desde el monasterio pero el monasterio estaba abandonado, ¿Qué estaba pasando?

El monasterio estaba en llamas […] y 24 horas después del terrible suceso la gente del pueblo estaban buscando al culpable y el herrero gritó que había sido el sordomudo que había huido con una yegua, así que Roberto bajo rapidísimo a la calle y más o menos les siguió el rastro pero el aire olía a quemado era insoportable tragar ese aire necesitaba beber agua y allí estaban los dos hermanos junto al río estaban allí con la yegua intentando curarla, Roberto los ayudó pero era como si viviesen en mundos diferentes( y así era)  ya que ella no paraba de pedir ayuda a Dios por su gran error en el monasterio y la gente del pueblo los seguirían para vengarse y a todo esto Roberto alucinaba cada vez más…y no tenía ni idea de que demonios hablaban.

A la mañana siguiente la gente del pueblo salieron a la búsqueda de los dos pillos, pero Isabel empezaba oír a gente aproximarse así que despertó a Mingo y pudieron huir hasta donde se hallaban los monjes y lo poco que quedaba del monasterio, los monjes los acogieron bien.

Mingo perplejo de lo que estaba pasando fue en búsqueda de los dos amigos y bajando por el  camino si no recordaba mal cuando lo visito con su padre solo quedaba algo de algunas paredes ya que había habido un incendio hace muchos siglos y con el paso del tiempo se había acabado de caer pero siguió caminando con terrible sentimiento y divisó la abadía majestuosa como se debía encontrar en el siglo XIV lo que estaba viendo ante sus ojos era todo lo contrario que había visto con su padre, ya que ellos habían visto la abadía en mucho peor estado, quiso dar media vuelta pero la curiosidad le empujó a seguir y vio en uno de los extremos del edificio se encontraba semioculto por una columna de humo y averiguó de donde provenía el olor del día anterior.

Roberto se quedó contemplando la escena durante unos segundos y de repente una ráfaga de viento hizo de el lugar como algo mucho más real había cambiado el tiempo ya no hacía sol y comenzó a escuchar un coro de voces cada vez más cercanas que acusaban a sus dos amigo por ladrones que se habían refugiado con los monjes en la abadía los monjes al final convencieron a los aldeanos para que volvieran a sus casas y se quedó Roberto solo en aquella explanada y llamó con los nudillos a la puerta vio a los monjes como descorrían el cerrojo pero no veían a nadie aunque Roberto se encontraba delante de sus narices el humo comenzó a asfixiarle y se acabó durmiendo, A medio día  su padre estaba hablando con su amigo para irse a montar en bici con él, cuando llegaron al Castillo al descansarse amigo le contó cual era su historia : En la que un noble Don Fernando tenía dos hijos, el mayor muy bueno pero el pequeño era un bellaco así que lo metieron a monje este como odiaba el oficio y lo que su padre había hecho incendió el monasterio y se marcho mató al consejero del rey al que una vez muerto le robó una bolsa llena de cosas valiosas entre otras monedas de oro y deseo la muere de su padre y de su hermano, contrató con unas monedas de oro a un hombre que mató a don Fernando y la misma noche el propio hijo pequeño entró en los aposentos de su hermano y le clavó un cuchillo en el vientre.(A los hermanos los dejaron en paz descubriendo que el verdadero culpable de todo era el hijo menor de Fernando al que ahorcaron)

Cuando Roberto acabó de despertar le dijeron que lo encontraron en las puertas de las ruinas del pobre Monasterio y el médico al que tuvo que visitar le dijo a su padre que no se podía separar de él ya que pensaban que estaba loco y que se lo había imaginado todo, aunque la propia historia sea de locos fue cierta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.