miércoles, 13 de marzo de 2013

Molly Moon y el increíble libro del hipnotismo, Beatriz Eichelbaum Goicocechea 3ºB Nº7


Autora: Georgia Byng
Resumen: Molly Mooon es una delgaducha niña huérfana que vive en un orfanato, lugar donde Molly vive infeliz y siendo víctima de la ojeriza de la directora. Rocky, un niño de color, es su único amigo. La vida de Molly se ve repentinamente alterada el día que encuentra en la biblioteca del pueblo un libro sobre hipnotismo. Un tal profesor Nockman ha venido desde muy lejos en búsqueda de ese libro rarísimo, pero Molly se lo ha llevado consigo. Más tarde, descubre al leerlo que trata sobre la técnica de hipnosis. La niña decide inmediatamente que aprenderá a hipnotizar, pero no llega a confiárselo a Rocky, pues la directora lo ha entregado en adopción a una familia americana que lo ha llevado a vivir a los Estados Unidos. Molly ve que su vida ha empeorado. El único camino es ir en busca de Rocky. Aplica sus conocimientos de hipnotismo para ganar un concurso de habilidades y hacerse con un premio, y parte hacia Nueva York con su perrita Petula. En la gran ciudad, Molly triunfa una vez más, llegando a convertirse en una super estrellita de la actuación. Allí se enfrentará con el malvado profesor Nockman, quien ya sabe que ella tiene el libro en su poder. Cuando secuestra a Petula para obligar a Molly a cometer un robo multimillonario, aparece milagrosamente Rocky. Los niños elaboran un inteligente plan para derrotar al malvado, recuperar a Petula y salvar al mundo de tan mal hombre. Pues, resultó que Rocky también había leído el libro y tenía dotes de hipnotista, así que juntos aplican sus artes: después de asaltar el banco como les ordenó Nockman, proceden a hipnotizarlo y lo convierten en una paloma. Devuelven el dinero al banco y regresan triunfantes a su pueblo en Inglaterra, directamente al orfanato, pues les preocupa el destino de los niños huérfanos.

Encuentran que en la vieja casa la situación es muy mala: los mayores, excepto la buena señorita Trinklebury, se han ido y los niños están sucios y hambrientos. Con Nockman, que ahora ya es su amigo, y con la señorita Trinklebury, ponen orden en el orfanato y le dan un nuevo y hermoso nombre: "Casa de la Felicidad". Molly descubre que en el fondo de su bolsa se había quedado algo de dinero del robo. Ahora ya tiene como mantener a los niños. Ella decide que nunca más hipnotizará a nadie. Más adelante, Molly se entera de que la bibliotecaria la había hipnotizado para que se llevase el libro y así alejarlo de Nockman. Repasando sus aventuras, Molly saca en conclusión que después de todo era una niña con suerte, y, además, capaz de aprender cualquier cosa que se propusiera en la vida. Pues decidió que en adelante disfrutaría de la vida y ayudaría a que los demás la disfrutaran. El profesor Nockman estaba encantado con la señorita Trinklebury. Él ahora era un hombre bueno que se interesaba por los demás; había hecho cosas para ayudar a los niños y ahora tenía buenos sentimientos dentro de sí. Después de todo, él no tuvo la culpa de ser malo, pues nadie le había enseñado a ser bueno. De niño, su padre le pegaba y su madre se reía de él, y él acabó imitándolos. Sin embargo, en esta nueva etapa de su vida pudo aprender a amar y hacer que los demás lo amaran.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.