domingo, 3 de noviembre de 2013

Alejandro Martínez Zuvillaga nº22 3ºB

Cuento V
Lo que sucedió a una zorra con un cuervo que tenía un pedazo de queso en el pico
El conde Lucanor le dijo a Patronio, que un hombre le empezó a alabar y le hizo a entender que tenía un gran poder, y después le propuso un negocio que parecía provechoso, Patronio se dio cuenta que le pretendían engañar y le contó este cuento:                                                                Un cuervo que había encontrado un trozo de queso, subió a un árbol para comérselo tranquilo. Una zorra lo vio, y empezó a alabarle, hasta tal punto que el cuervo empezó a creerse mejor de lo que era, fue entonces cuando la zorra le dijo que si podía oírle cantar, el cuervo accedió, al abrir el pico, dejó caer el trozo de queso, y la zorra rápidamente se lo llevó.
 Así el conde Lucanor se percató del engaño y se lo agradeció a Patronio.
Cuento VI
Lo que sucedió a la golondrina con los otros pájaros cuando vio sembrar el lino
El conde Lucanor le contó a Patronio, que había oído un rumor sobre unos nobles mucho más fuertes que él querían hacerle daño. Y Patronio le contó este cuento:
Una golondrina vio un hombre sembrando lino, y fue a avisar a las demás diciéndoles que en cuanto el lino creciese lo usarían de redes y les darían caza, los pájaros no hicieron caso, el lino había crecido demasiado y ya no lo podían arrancar, y los hombres dieron caza a todas las aves excepto a las golondrinas. La golondrina a la que los pájaros no hicieron caso había hablado con ellos antes y ahora no corre ningún peligro.
A esto Patronio le contestó que debía tomar precauciones al primer indicio de peligro, y no esperar a que fuera demasiado tarde.
Cuento VII
Lo que sucedió a una mujer que se llamaba doña Truhana
El conde Lucanor le contó a Patronio, que un hombre le propuso una cosa y si llegara a salir bién le generaría grandes beneficios,  Patronio le dijo que hay que ser prudente y atenerse a las realidades, y le contó este cuento:
 Una mujer, doña Truhana era más pobre que rica, y yendo al mercado con una olla de miel, emepezó a pensar en todo lo que podía hacer con lo que sacase de la venta, compraría huevos de los que nacerían gallinas, vendería las gallinas para comprar ovejas, y comprando y vendiendo llegaría a tener mucho dinero. Entonces empezó a reírse y de su cabeza cayó al suelo la olla con miel y se desvanecieron todas sus fantasías.
 A esto Patronio le dijo al conde Lucanor que hay que aferrarse a la realidad y no tener fantasías e imaginaciones.
Cuento XXIII
Lo que hacen las hormigas para mantenerse
El conde Lucanor le contó a Patronio, que unos hombres le habían dicho que teniendo tantos bienes podría vivir de ellos el resto de su vida en tranquilidad, sin mover un dedo, y aún así les llegaría mucha riqueza a sus herederos. A esto Patronio le contó el siguiente cuento:
 Las hormigas se aprovisionan de grano y llenan su hormiguero, y en cuanto llegan las lluvias, sacan el grano fuera y se comen el corazón de cada granito, para que este no fuera a germinar dentro de su hormiguero, y lo vuelven a meter. Una vez hecho esto las hormigas ya tienen alimento para todo el invierno pero aún así siempre que hace buen tiempo salen a por comida, estos diminutos seres son trabajadores y previsores y no malgastan su tiempo. A esto Patronio le contestó, que si vive de sus bienes gastando de lo que tiene sin reponerlo, se acabaría agotando y que parece que se haga por falta de valor y energía para seguir en la lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.