miércoles, 6 de noviembre de 2013





                                 El Conde Lucanor


              Cuento VI.

              El conde Lucanor le pide consejo a Patronio, debido al miedo  que tiene por sus vecinos, mas               fuertes que el. Le habían asegurado que estos tenían malas maneras de hacerle daño.
              Patronio le aseguro que escuchando la historia de la golondrina sabría que hacer.

              Una vez una golondrina vio a los hombres sembrando lino, que posteriormente utilizarían para
              la caza de pájaros de su especia y otras aves. Esta fue volando deprisa a reunir a todas las 
              aves y explicarles lo que podía pasar.Propuso quitar el problema ahora que podían con picos 
              y patas sacando de raíz las semillas de lino. Ninguna de las aves presto importancia en el pro-
              blema y no decidieron hacer nada. La golondrina las avisaba día tras día para quitar el pro-
              blema pero ninguna se ofreció a ayudar. Una vez que los hombres recogieron el lino 
              comenzaron a cazar todo tipo de especies de aves, menos la de la golondrina que había       
              hablado con los hombres para que no cazasen a los de su especie y por ello estaban a salvo.

             El conde Lucanor aprendió de la golondrina y le fue bien con sus vecinos.

             Cuento V.

             El conde Lucanor le cuenta a Patronio que un hombre que dice ser su amigo comienza a 
                 alabarle y decirle cuanto poder tiene. De repente este le ofrece un trato al conde Lucanor
                que, de primeras, le parece un buen trato. Patronio le explica el engaño del trato y le dice 
                ese hombre solo le quería engañar con buenas palabras. Para que lo entendiese mejor le
                explica el cuento del cuervo y la zorra.

               Estaba el cuervo encima de un árbol comiendo un trozo de queso tranquilamente cuando
               llego una zorra, esta viendo el queso, tramo la forma de quitárselo y empezó a hablarle.
               Comenzó a halagarle hablando de su nobleza, majestuosidad... Además destaco una de sus 
               cualidades, cantar, y le pidió que cantase. Este halagado de tantas formas comenzó a cantar
               y del pico cayo su trozo de queso. Esta lo cogió y se lo comió.

              El conde Lucanor aprendió del cuento y rechazo el trato.


                CuentoXIII.


                 El conde Lucanor le pide consejo a Patronio debido a que unos nobles atacan sus tierras
                 y luego se excusan diciendo que perdon que era por necesidad. Y el conde Lucanor no sabia 
                 que hacer. Patronio decide contarle el cuento del hombre que cazaba perdices.

                 El hombre echaba sus redes y cazaba las perdices. Las sacaba e iba matando una a una 
                 y mientras esto el viento que le daba en los ojos le hacia llorar. Una de las perdices de dentro
                 de la red dijo que aunque las matase les daba pena y por eso lloraba.

                Patronio le explico a el conde Lucano que aunque una persona que le hiciese daño 
                y luego le perdonase que se alejara de esa gente.El conde Lucanor siguió el consejo de Patronio
                y todo le fue bien.
           
                  
     

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.