domingo, 3 de noviembre de 2013

EL CID


AUTORES:
Geraldine McCAUGHREAN y Alberto MONTANER (adaptación)

RESUMEN (final incluido):
Tras haber sido expulsado de Castilla por insultar gravemente al conde García Ordóñez, Don Rodrigo Díaz de Vivar, decide poner fin a la ocupación mora. Tras despedirse de su mujer Jimena y sus hijas Elvira y Sol, Don Rodrigo parte hacia “las tierras de moros sin Dios”. En su camino al destierro engaña a los prestamistas Rachel y Vidas dándoles un baúl lleno de arena a cambio de seiscientos marcos. Y así marcha con sus vasallos, como Álvar Fáñez o Pedro Bermúdez, a la aventura.
Su primer objetivo es la ciudad de Castejón. Allí tras una rápida conquista a base de astucia, el Campeador se enriquece y aumenta sus fuerzas convenciendo a guerreros moros de que se unan a su ejército. Aun así no se queda en Castejón, diciendo que está demasiado cerca de Castilla y que no tiene fuentes de agua interiores, por lo que no sobrevivirían si el rey Alfonso decidiese atacar. Así es como decide atacar la ciudad de Alcocer, suficientemente lejos de Castilla y con pozos de agua interior.
Tras varias semanas de sitio, la ciudad aún no esta en manos del Campeador, y este decide usar una astuta estrategia: aparentar que sus ejércitos habían partido, para que los sitiados fueran a por ellos por venganza y al salir se encontraran con los soldados escondidos de Don Rodrigo. Gracias a esta estrategia, el Campeador consigue para si Alcocer. Al conquistarla, regala treinta caballos de pura raza árabe al rey. Cuando Álvar Fáñez entrega los caballos, el rey decide darle un indulto par que pueda ir y volver de Castilla cuando y por donde le plazca. Aun así, todavía no perdona la ofensa del Campeador.
Mientras tanto, la toma de Alcocer ya había llegado a los oídos del rey Tamín de Valencia. Este manda a sus generales Fáriz y Galve a sitiar la ciudad, junto a tres mil soldados. Al cabo de tres semanas, los sitiados no resistían más, así que los seiscientos soldados del Campeador salieron de la ciudad para atacar a los moros. Tras una gran batalla, en la que el Campeador sale victorioso, el general Galve, le alaba llamándole sidi, que adaptado a la pronunciación cristiana es Cid. Aunque ha ganado el Cid decide marcharse de Alcocer.
Del ejército moro, el Cid regala cincuenta caballos árabes ensillados con cuero marroquí y espadas de acero indio. Y así el rey perdona la ofensa de Don Rodrigo, quien en tres años ya había conquistado catorce ciudades y ahora se fijaba en Valencia.
Tres años también fue el periodo que duró el sitio a la ciudad de Valencia, tras los cuales decide instalar allí su casa y llevarse con él a Jimena, Elvira y Sol. Al poco de llegar su familia, el Cid ha de volver a entrar en batalla, esta vez con el rey Yúsuf, que pese a tener una fuerza muy superior perdió contra la valentía y el arrojo del Cid.
Al cabo de unos días recibe noticias del rey: los infantes Fernando y Diego de Carrión desean casarse con Elvira y Sol, respectivamente. Tras dos años de feliz matrimonio los infantes las humillan dejándolas solas, desnudas y maltratadas en el robledo de Corpes. Esta humillación es pagada por ellos dos y su tío, García Ordoñez, en una batalla contra los vasallos del Cid: Martin Antolínez contra Diego, Pedro Bermúdez contra Fernando y Muño Gustióz contra el conde. Al perder la pelea los tres, la vergüenza y el deshonor cae sobre la casa de Carrión. Mientras tanto los príncipes de Aragón y Navarra, que había asistido al evento, se fijaron en Elvira y Sol. Al poco de la pelea, la boda entre los cuatro se celebró por todo lo alto. En ella, sin embargo, el conde García Ordoñez apuñala por la espalda al Cid.
Aun así han de regresar a Valencia, ya que va a volver a ser atacada. El Cid sin embargo no resiste y muere horas antes de la batalla. Todo el ejército moro está mas relajado, dado que eso restará valentía entre las fuerzas contrarias. Aun así, entre Jimena y el obispo Don Jerónimo, hacen que el Cid parezca vivo, atándolo a su caballo Babieca y dejándolo marchar a la batalla. Y así, el Cid, ganó una batalla incluso después de muerto.

PERSONAJES:
Don Rodrigo: llamado el Cid o el Campeador por sus amigos y vasallos, el bastardo por sus enemigos (protagonista).
Doña Jimena: esposa del Cid, nacida y criada en Asturias.
Doña Elvira, Doña Sol: hijas del Cid, llamadas realmente Cristina y María.
Álvar Fáñez, Pedro Bermúdez, Álvar Álvarez, Martin Antolínez…: vasallos y amigos del Cid.
García Ordoñez: “enemigo” del Cid. Es ofendido gravemente, cuando este le tira de las barbas, motivo por el que es desterrado.
Don Diego, Don Fernando: infantes de Carrión, sobrinos del conde García Ordoñez y primero esposos de Doña Sol y Doña Elvira (respectivamente)
Don Jerónimo: antiguo sacerdote del condado de Barcelona, nombrado obispo de Valencia por el Cid
Rey Alfonso: rey durante parte de la vida del Cid, al que destierra y luego perdona. Hijo del rey Fernando y hermano del rey Sancho.


PÁGINAS: 155


Paula González Menéndez nº13 3ºA 1º evaluación

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.