sábado, 2 de noviembre de 2013

El Cid Campeador / Santi Martin Nº21


El Cid Campeador 


Don Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid” fue desterrado del reino de Castilla. Tuvo que abandonar a su mujer  Jimena y a sus dos hijas, Sol y Elvira. Inicio una campaña militar seguido de sus hombres en tierras no cristianas, y por cada victoria que alcanzaba manda un regalo al rey para ganar su confianza otra vez, poco a poco iba ganando fama y su ejército se hacía más grande. Aunque él quería conquistar Valencia para poder estar con su mujer e hijas y tras tres años lo consiguió, el rey Alfonso perdono a Don Rodrigo dejándolo viven en valencia junto a su familia. Sus hijas le dicen que los infantes Carrión les van a pedir matrimonio. Aunque él no está muy seguro acepta y celebraron una boda a lo grande. Éste se da cuenta de que los infantes son unos cobardes que no luchaban ya que  a la vuelta de sus territorios abandonaron a Sol y Elvira en un bosque, ya que las maltrataban. Cuando Don Rodrigo  se da cuenta de todo esto le pide al rey que haga algo, El Cid se lo dice al rey y hay un juicio con los condes de Carrión y a su padre García Ordóñez, estos tras ser humillados, Sol y Elvira se casan con los príncipes de Navarra y Zaragoza . García Ordóñez se venga apuñalando en la espalda a Don Rodrigo que este muere ates de su última batalla contra los moros. Jimena monto el cadáver de su difundo esposo en su caballo, Babieca, consiguiendo así la victoria de su valiente y luchador esposo Don Rodrigo “El Cid”

Personajes:

El Cid: Don Rodrigo Díaz de Vivar un caballero a las órdenes del rey Alfonso, que fue desterrado de Castilla, gracias a su picardía, inteligencia y esfuerzo conquistó la ciudad de Valencia.

Jimena:  mujer de El Cid.

Doña Elvira y Doña Sol: hijas del Cid, se casaron con los príncipes de Navarra y Zaragoza.

Babieca: caballo de el Cid.

Los infantes Carrión: Intentan casarse con las hijas del Cid y tras conseguirlo se llevan las riquezas de estas deshonrándolas.

lvar Fáñez: uno de los caballeros que siguió a Don Rodrigo en su destierro, se convirtió en la mano derecha de este e informaba de todas las noticias al rey Alfonso siempre se lo pidiera su señor.


Príncipes de Navarra y Aragón: esposos de Doña Sol y Doña Elvira.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.