sábado, 2 de noviembre de 2013

  

                El CONDE LUCANOR


CAPITULO IV.  Lo que dijo un genovés a su alma cuando iba morirse.

Un día hablaba el Conde Lucanor con Patronio su consejero diciÉndole que tenÍa sus propiedades en muy buen estado  y en paz, y que algunos le aconsejaban de que llevase a cabo una empresa de mucho riesgo y peligro pero no lo quiso empezar hasta hablar con Patronio para que lo aconsejara que debía hacer. Patronio le contó que un genovés que era muy rico y vivía muy bien cuando enfermó y vió que no podía escapar de la muerte llamó a su familia y cuando estaban todos empezó a hablar con su alma diciéndole todos las cosas que tenía pero que a pesar de eso se iba a buscar lo que no sabe, se iba con la ira de Dios y entonces el Conde comprendió que no debía de poner en peligro lo que tenía empezando esa empresa tan peligrosa.


CAPITULO V.  Lo que le pasó a un zorro con un cuervo que tenía un pedazo de queso en el pico.

Hablaba otra vez el conde Lucanor con Patronio y le dijo así: Un hombre que dice ser muy amigo mío, comenzó a alabarme diciendo que tenía mucha honra, poder y y muchas cualidades, y le propuso un negocio  que parece que me beneficia.  Entonces Patronio le contó que una zorra empezó a hacerle cumplidos a un cuervo que tenía un trozo de queso, después de  tantos cumplidos la zorra le pidio  que cantara y como el cuervo penso que era su amiga cantó, y al cantar se le cayó el trozo de queso al suelo y entonces la zorra lo cogió y se marchó. Con esta historia el Conde comprendió que quien te alaba diciéndote cualidades que no tienes quiere llevarse lo tuyo.


CAPITULO VI.  Lo que aconteció a la golondrina con las otras aves cuando vio sembrar el lino.

El conde Lucanor hablaba un día con Patronio, diciéndole que que unos vecinos suyos que eran más poderosos que él se andaban juntando y planeando engaños para hacerle mucho daño. Entonces Patronio le contó que una golondrina había avisado a las otras aves de que un humano había empezado a sembrar lino para hacer redes  que servirían para cazar a los pájaros pero no le hicieron caso.Y a medida que el tiempo pasaba el lio iba creciendo y como era tan grande ya no lo podían arrancar y los pájaros se arrepintieron de no haber hecho caso a la golondrina. Con este cuento el Conde comprendió que el hombre debe alejar el mal  en su comienzo para que no le alcance.


CAPITULO VII.  lo que le pasó a una mujer a que se llamba doña Truhana.

 Hablaba el conde Lucanor con Patronio, diciéndole que un hombre le había habado de un asunto que le traería grandes beneficios. Entonces Patronio le contó que a una mujer llamada Truhana, que iba con una olla de miel pensando que al venderla podría hacer muchas cosas como casar a sus hijos, conseguir comida, hacerse más rica que las otras señoras... y pensando en todo esto empezó a reírse del gusto que le daba ver su buena fortuna y riéndose se dio con la mano en la frente y la olla se cayó entonces empezó a llorar porque estaba rota. Con esta historia el Conde comprendió que  había que atenerse a lo cierto y olvidarse de lo dudoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.