martes, 28 de enero de 2014

El Niño Del Pijama De Rayas (Mario eso3a30)



El Niño Del Pijama De Rayas



Bruno es un niño de 9 años que vive en Berlín con sus padres, su hermana y con la criada, María. Un día al llegar a casa después del colegio vio a la criada recogiendo todas sus cosas, se mudaban. Nadie le había dicho nada antes y Bruno se puso muy triste.Su padre tenía que hacer un trabajo muy importante y ese era el motivo de la mudanza; vivirían en “Auchviz”.
Cuando Bruno vio su nueva casa por primera vez se quedó asombrado, era más pequeña que su casa anterior, era muy triste y muy fría, estaba claro que no le gustaba pero tenía que hacerse a la idea. Pasaban los días y Bruno se aburría no sabía que hacer, un día se construyó un columpio con un neumático. 
Desde su ventana, Bruno veía una especia de granja, con unos señores con "pijama". Un día quiso investigar detrás de la casa hasta llegar a aquel lugar.
Bruno se encontró con un niño al lado de la alambrada. Bruno y el niño empezaron a hablar. Se llamaba Shmul. Los niños se hicieron amigos y Bruno cada tarde iba hasta allí, hasta ese punto de la alambrada donde se encontraba su nuevo amigo. Nunca dijo nada en casa de la existencia de Shmuel. Pero muchos días le llevaba comida.
Durante todo el tiempo que Bruno pasó en “Auchviz “lo único que hacían los dos niños era hablar ya que cada uno estaba aun lado de la alambrada.
Después de un año, la madre de Bruno decidió que ya era hora de volver a Berlín, a su nueva casa. Regresarían todos menos el comandante. Cuando le dieron la noticia a Bruno se puso un poco triste. Bruno no quería irse, pero su padre; el comandante, le obligaba. A Bruno le encantaba jugar a los exploradores cuando estaba en Berlín y como nunca habían jugado juntos le prometió ayudar a encontrar a su padre. Así que Shmul le cogió un pijama de rayas  y por el hueco que había debajo de la alambrada Bruno se metió al mundo de Shmul. 
Se adentraron hacia el interior del campo y un grupo de hombres con armas fueron donde ellos, Bruno se asustó pensado que iban a pillarle allí dentro pero su amigo le dijo que pronto pasaría. Les llevaron hasta una habitación, estaban todos muy juntos y pegados, la gente estaba como asustada y Bruno no entendía nada, pronto pasaría todo…
Allí los agentes le dijeron que les iban a dar una ducha a todos, lo que no sabían, era una trampa. En realidad era un gas mortal
Bruno nunca regresó a casa. Al día siguiente todos buscaban sin parara al niño. Un día volvieron Gretel y su madre al lugar donde encontraron la ropa de Bruno, y observando el lugar se percató del hueco que había debajo de la alambrada. Le fallaron las piernas y acabó sentado en el suelo.
Y así se termina esta triste historia...
Mario Siñeriz Viejo Nº30 3ºA 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.