domingo, 19 de enero de 2014

LAZARILLO DE TORMES

El libro empieza  con el abandono de su madre al no poder mantenerle para que sea el criado de un ciego. Lázaro tiene que utilizar toda su astucia para poder comer y beber cada día, porque, a pesar de que su amo es ciego, es muy listo. Cada vez que el ciego se enteraba de que Lázaro se la estaba jugando, este le pegaba, hasta que un día Lázaro hizo que el ciego se abriese la cabeza con un engaño. Lázaro se marchó  y encontró otro amo, el clérigo. El clérigo era un hombre miserable, que casi no alimentaba a Lázaro, y este se las tenía que apañar como podía. Cuando el clérigo se enteró de que Lázaro le robaba comida, decidió prescindir de sus servicios. Lázaro encontró a otro amo un tiempo después, un escudero. El escudero era un noble de nivel bajo, que vivía en la absoluta miseria pero, aún así, mentía y mantenía una falsa imagen de riqueza. Lázaro no comprendía los engaños de su amo, pero se compadecía de él y lo alimentaba muchas veces.  El escudero huye de la ciudad y abandona a Lázaro, y este, se busca otro amo, un fraile.

Con el fraile no duro mucho, ya que le hacía caminar mucho, y por esto y por otras cosas, abandonó al fraile. Su siguiente amo fue un buldero, un hombre que tenía todo tipo de estrategias para obtener beneficios con la bula. Lázaro abandonó a este amo también, y le dejo por un capellán. El capellán permite a Lázaro que trabaje de aguador, y cuando este consigue dinero suficiente, decide buscar otro amo. Su nuevo amo es un alguacil, al que deja por tener un  trabajo muy peligroso. Al final Lázaro no trabaja para nadie, es pregonero, y consigue tanta fama que un arcipreste le contrata para trabajar con él. Él le dice que se case con su criada, y Lázaro acepta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.