domingo, 26 de enero de 2014

Lazarillo de Tormes

LAZARILLO DE TORMES

Anónimo, sin fecha exacta de composición, ni localización temporal. Novela picaresca y moderna.

Lázaro, nacido en un molino a orillas del río Tormes en Tejares, Salamanca. Fue hijo de Antona Pérez y de Tomé González, que murió cuando él tenía 8 años. Su mujer al quedarse viuda, buscó un hombre para criar a Lázaro, y ese hombre fue un moreno con el que tuvo otro hijo.
En el primer tratado, Lázaro cuenta la historia de él y su primer amo, un sagacísimo ciego. En una ocasión, disponían para comer un ramo de uvas, y concretaron comerlas de 1 en 1. Sin embargo, el ciego las comía de 2 en 2. Al acabar el racimo, el ciego le dijo que había comido de 3 en 3, por que el ciego las comía de 2 en 2, y callaba. Lázaro quiso deshacerse de él, y le dijo que tenían que saltar el río para ir a la posada, pero Lázaro le puso frente a un poste, y el ciego saltó. El golpe fue enorme, y Lázaro se escapó.
Su segundo amo fue un clérigo. No le daba de comer, por lo que Lázaro le robaba los panes haciéndose pasar por los ratones o una serpiente, hasta que el ciego le dió un mazazo al ver que era él el que robaba los panes y cuando se curo, le echo de su casa.
Su tercer amo fue un escudero, que era pobre pero que era honrado. Haciendo un trueque, el escudero desapareció y sus vecinas le ofrecieron a un fraile de la merced.
Este fue su cuarto dueño, que le llevó de peregrinación de un sitio a otro, hasta que se le rompieron los zapatos de tanto andar,y el fraile le regalo unos nuevos. Con sus nuevos zapatos, decidió dejar a su amo.
En su busca de un amo, encontró a un buldero, que vendía bulas y las sabía vender bien regalando comida a los clérigos. Un alguacil dijo que sus bulas eran falsas, pero tras un forcejeo, consiguió que la gente comprara sus bulas, y hasta 3000 fue capaz a vender. Tras estar con él cerca de 4 meses, le dejó por sus fatigas.
Un día entrando en la catedral, conoció a su sexto amo, un capellán. Este le dió un asno y cuatro cántaros para que vendiera agua por la ciudad. Este, de lo que recaudaba, le daba 30 maravedís al capellán y con el resto se lo quedaba. También era para él lo que recaudara durante los sábados. Tras 4 años y ahorrar bastante, decidió dejar el oficio y comprarse ropa nueva.
Su séptimo y último amo fue un alguacil, con el que estuvo poco tiempo porque le perseguían los retraídos. Sin embargo, conoció al Arcipreste de San Salvador, que le casó con una criada suya. Al cabo de un tiempo, ella se acostaba con el arcipreste, pero a Lázaro no le importaba nada porque todo el trabajo de casa se lo hacía ella mientras que él trabajaba de pregonero.
Alejandro Ruiz nº 29 3ºB

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.