martes, 28 de enero de 2014

Mario Siñeriz Viejo (eso3a30)

SOY LEYENDA


La historia trata sobre el último hombre vivo en Los Ángeles, que tras una epidemia que ha transformado a todos los seres humanos en vampiros, deberá luchar para lograr sobrevivir. El personaje se ve llevado a una separación total, del resto de su especie, que deberá comprender para encontrar su camino. Comienza presentándonos la vida monótona y aburrida de Robert Neville mientras intenta distraerse de los recuerdos de su pasado y de las burlas que dan los vampiros fuera de su casa, haciéndole perder de vez en cuando la cordura. Pronto despierta la curiosidad del protagonista por comprender a las nuevas criaturas que habitan en el mundo viéndose obligado a estudiar libros para tratar de descubrir sus misterios. Después conoce a una mujer a plena luz del día cuyo nombre es Ruth, con la cual tendrá un romance que durara poco, ya que esta pertenece a una nueva sociedad de infectados que gracias a una píldora les era posible salir a la luz del día y cuyo propósito era restablecer el orden, eliminando a los vampiros y al propio NevilleAl final Neville decide quedarse en su casa para enfrentarlos, comprendiendo que en esa nueva sociedad no hay espacio para él, y que todos aquellos que esperaban su muerte lo hacían por el miedo y el pavor que le tenían a aquel ser extraño diferente a todos terminando con su vida y convirtiéndose en una leyenda para la nueva sociedad. Dentro de estas partes se encuentran algunas otras que narran la historia y el fin de personajes importantes en la historia:La compañía para él es algo que anhela durante la novela, y en esta parte es cuando aparece un perro libre de la bacteria fuera de su casa, éste hace todo lo que puede para ganarse su confianza, aunque termina muriendoY por último la caza de su némesis Ben Cortman con quien terminara siendo presa de la nueva sociedad. Dentro de las ideas principales se encuentran:Neville retrocedió jadeando al oír ruido de hachas en la puerta de calle. ¿Qué hacían? ¿Por qué no lo llamaban y le invitaban a salir? No era un vampiro, era un hombre. ¿Por qué se comportaban así? Y comprendió la expresión que reflejaban aquellos rostros: angustia, miedo, horror. Le tenían miedo. Ellos le veían como un monstruo terrible y desconocido, de una malignidad más odiosa que la de la plaga. Un espectro invisible que como prueba de su existencia sembraba el suelo con los cadáveres desangrados, de sus seres queridos. Y Neville los comprendió, y dejó de odiarlos. Se estrecha el círculo. Un nuevo terror nacido de la muerte, una nueva superstición que invade la fortaleza del tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.