jueves, 16 de enero de 2014

Narnia. El león, la bruja y el armario

NARNIA

El león, la bruja y el armario
Cuenta la historia de 4 hermanos, Pedro, Susana, Edmundo y Lucía, que fueron enviados a la casa de
un profesor en las afueras de Londres por causa de los bombardeos. La casa era grande y con muchos escondites, un día, Lucía, jugando al escondite se escondió en un armario, y para su sorpresa dentro del armario habia otro mundo, un mundo con nieve, entró en ese mundo y se encontró con un Fauno llamado Tumnus que la invitó a tomar el té. El fauno le contó a Lucía que la tierra en la que estaban se llamaba Narnia y que estaba bajo un invierno eterno a causa de la Bruja Blanca, la Reina De Narnia, que mantenía a todos los animales bajo su control. Luego, el fauno interpretó una melodía que dejó a lucia, profundamente dormida, cuando la niña despertó, vió al Fauno llorando, este le contó a la niña que eran órdenes de la Bruja llevarle cualquier humano, por eso la había dormido. Lucía volvió por el armario de donde había venido, y parecía que no había transcurrido ni un segundo, les dijo a sus hermanos pero no le creyeron. Otro día, volvieron a jugar al escondite y Lucía se escondió en el ropero, pero fue seguida por Edmundo. El niño esperaba encontrar a su hermana, pero no fue así, sino que salió a Narnia. Mientras buscaba a su hermana, vió venir un trineo tirado por un enano en el que había una mujer, la mujer se impresionó al ver que el niño era un humano, la mujer sedujo al niño y le mostró en donde quedaba su castillo, y le dijo que si traía a sus otros hermanos lo haría rey de Narnia. Luego, Edmundo se encontró con Lucía, pero prefirió no decirle nada sobre su encuentro, luego se entero que esa mujer era la bruja Blanca. Al volver al Mundo Real, Edmundo negó todo sobre cualquier mundo. Unos días después, llegaron unos turistas a visitar la casa del profesor, no los podían encontrar rondando en la casa, por eso decidieron esconderse en el ropero, que para la sorpresa de ellos, era la entrada a Narnia. Lucía  decidió ir a visitar al Señor Tumnus pero cuando llegó no estaba allí, estaba la casa destrozada y habia un cartel que decía que el Fauno habia sido arrestado por Alta Traición. Los hermanos decidieron que debían ayudar al Fauno. Al salir vieron un pájaro petirrojo que parecía que los estaba llamando, los siguieron y cuando se fue, se encontraron con un castor, como todos los animales en Narnia, el castor les habló, se presentó y lo único que les dijo fue que Aslan estaba en Camino y los invitó a su presa y mientras iban , Edmundo notó que estaban cerca del palacio de la bruja. Llegaron a la Acogedora casa de los castores, y él le contó que Aslan era el verdadero rey de Narnia y que lo esperarían en la mesa de piedra, también le contó que hay una profecía que dice que cuando 2 hijos de Adán y 2 hijas de Eva se sienten en el trono de cair paravel, los malos tiempos acabaran. Luego de hablar con los castores se dieron cuenta que Edmundo no estaba, se habia ido al Palacio de la Reina. Edmundo fue a visitar a la Reina a su palacio, en donde había muchas estatuas de piedra , y la reina se enfadó mucho con Edmundo por no haber traído a sus hermanos pero se convenció al enterarse que estaban en el dique de los castores. Pero los niños no estaban allí, ya habían empezado el viaje para llegar a la mesa de piedra y juntarse con Aslan. Luego de una larga caminata, los niños recibieron una grata visita, era Santa Claus, que les dio un regalo a cada uno, un arco y flecha y un Cuerno a Susana, una pequeña botella a Lucía que le permitía curar cualquier herida y una espada y un escudo a Pedro. Los niños siguieron su camino, mientras la bruja habia mandado varios lobos a buscar a los niños y ella y Edmundo iban a ir a la mesa de piedra a buscar a los niños. En ese viaje la bruja se dió cuenta que su invierno estaba acabandose, y que Santa Claus había llegado. Mientras tanto los niños habían llegado con Aslan, que era un león inmenso y peludo, ellos le contaron toda la historia a Aslan y el león dijo que haría todo lo que puediera. Cuando  Aslan hablaba con Pedro escucharon que sonaba el cuerno de Susana, ella y Lucía estaban en peligro, había unos lobos acechando, Pedro comenzó una sangrienta lucha con el lobo y lo mató, y Aslan mandó a algunos centauros a seguir al otro lobo que seguramente irían con su ama, el otro lobo le informó a la bruja que Aslan estaba en la mesa, pero en ese momento consiguieron rescatar a Edmundo. Por la noche Lucía se despertó y vió que Susana estaba despierta, ellas vieron a Aslan, que parecía ir a algún lado en el bosque, las chicas lo siguieron. Aslan había ido a la mesa de piedra, esta estaba llena de gente que parecía ser de la bruja, y allí estaba la bruja, Aslan parecía no inmutarse ante los insultos de la gente y cuando llego a la mesa de piedra fue afeitado, atado y asesinado. Luego de burlas e insultos, se fueron todos y Lucía y Susana fueron a ver a Aslan. Ellas se quedaron dormidas con Aslan y cuando despertaron vieron a pequeños grupos de ratones que royeron todas las sogas. Las niñas desesperanzadas se empezaron a ir pero cuando se dieron vuelta escucharon un estrepitoso sonido, la mesa de piedra se habia roto, Aslan habia resucitado. Montaron en él y se fueron al palacio de la bruja, allí Aslan sopló sobre todas las estatuas y las revivió, y fueron a donde estaba llevándose a cabo una gran guerra entre el ejército de la bruja y el ejército de Aslan, lo primero que Aslan hizo, fue abalanzarse sobre la bruja y matarla. La guerra habÍa terminado, Narnia estaba salvada. Aslan llevo a los cuatro niños al palacio, y los sentó en los tronos. Pasaron muchisimos años y los niños crecieron y se convirtieron en grandes reyes, y en un día de su reinado estaban en la caza de un ciervo blanco y se encontraron con un armario, en el cual entraron y volvieron a ser niños de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.