domingo, 26 de enero de 2014

Sergio Antón Fuente Nº 5 3º B ESO 2º Evaluación

Título original: Lazarillo de Tormes
Edición y estudio de la obra: Bienvenido Morros/Verdadero autor: Anónimo

Personajes:
Lázaro de Tormes: Protagonista de la trama. Niño pícaro y astuto capaz de encontrar la manera de seguir adelante a pesar de su mala suerte con sus amos.                                                            Tomé González: Padre de Lázaro. Acusado de hacer mal las sangrías a sus clientes, cuyo castigo fue ir al frente de batalla, donde murió.                                                                                        Antona Pérez: Madre de Lázaro quien intenta educarlo pero que finalmente se ve obligada a separarse de él.                                                                                                                                     Ciego: Primer amo de Lázaro. Muy avaro y astuto a la vez que sabio. Enseña a Lázaro mucho sobre la vida                                                                                                                                                       Clérigo: Aún más codicioso que el ciego. Un poco hipócrita.                                                          Escudero: Señor de mucha honra. Nunca pierde la compostura. Pobre pero de apariencia respetable                                                                                                                                                    Fraile: No se dice mucho de su personalidad aparte de que le gusta mucho frecuentar otros lugares a parte del convento                                                                                                                       Buldero: Señor que se aprovecha de la inocencia de los ignorantes.                                               Capellán: Buen hombre, ya que es el único que permite que Lázaro ascienda un poco en la escala social.                                                                                                                                             Alguacil: Último amo de Lázaro y gracias al cual llega a pregonero.
Resumen:

Lazarillo de Tormes
Lázaro es un niño criado en una familia con pocos recursos. La madre de Lázaro se juntó con otro hombre tras la muerte de su marido dándole a Lázaro un hermano. Lázaro cuidaba de su hermano hasta que un día su madre lo mandó como mozo a un ciego. Ahí es donde empieza su historia.
El ciego:
La primera lección queque aprendió Lázaro a consecuencia de un golpe que le asestó el ciego es que siempre debía estar atento. Después de esto el ciego le enseñó cómo se ganabas la vida, que era pidiendo limosna y realizando oraciones para curar, ayudar en distintos temas…  Lázaro viendo que apenas le daba de comer intentó robar comida al ciego que guardaba en un saco pero no lo consiguió. Lo que sí consiguió fue cambiarle las monedas de gran valor que le daban al ciego cuando pedía, por otras de menor valor.  Otro en gaño que llevó a cabo fue hacerle un agujero al jarro donde guardaba el vino para poder beber, cosa de la que se percató el ciego, y como castigo le lanzó el jarrón a la cabeza.
Otra demostración de sabiduría del ciego fue en otro pueblo, cogió un racimo de uvas y le propuso coger ambos de una en una. Lázaro aceptó pero al cabo de unas pocas uvas el ciego empezó a coger de dos en dos y Lázaro no contento de igualarle empezó a coger de tres en tres hasta que no quedaron. El ciego sonrió y acusó a Lázaro de coger de coger de tres en tres y lo confirmó diciendo, que sino cómo era posible que no dijese nada cuando él estaba cogiendo de dos en dos. En el mismo pueblo el ciego recogió unos nabos separando los buenos de los malos. Mientras cocinaba uno de los buenos, Lázaro le dio el cambiazo por uno de los malos. El ciego al comer el malo se dio cuenta del engaño y fue a por él. Después de un castigo entraron en una taberna y allí el ciego le dijo que de mayor tendría una gran cornamenta (predicción sobre el futuro porque más tarde se acusa a la mujer de Lázaro de acostarse con otro).  Al salir del pueblo se encontraron con un río, Lázaro se ofreció para indicarle cual era el lado más estrecho, pero realmente lo que quería hacer era ponerle frente a una columna y que al saltar se diese con esta, y así fue.
Clérigo:
Un clérigo vio a lázaro por la calle y le cogió como mozo. Le enseñó como se ganaba la vida, realizando ceremonias para muertos bautismos… Este le daba aún menos de comer que el ciego. Y Lázaro quería hasta incluso morirse hasta que un día llegó un calderero a la casa mientras el clérigo no estaba. Lázaro le acabó convenciendo de que le diese un llave para poder abrir los cofres donde guardaba la comida, que ya estaban un poco rotos. Desde entonces Lázaro no volvía a pasar tanta hambre. Pero un día el clérigo se dio cuenta de que faltaba comida, y al ver los agujeros del cofre pensó que se trataba de ratas. Reparó los agujeros y puso trampas. Lázaro volvía a romper las tablas y cogía el queso de las trampas. El clérigo al ver que las trampas estaban desarmadas pensó que no eran ratones sino una culebra, desde entonces  vigilaba por las noches. Lázaro se escondió la llave en la boca para que el clérigo no la viese, con tan mala suerte que un día la llave se quedó en tal posición que cada vez que Lázaro hacía un ronquido se escuchaba un siseo. El clérigo pensaba que se trataba de la culebra y soltó un garrotazo. Lázaro perdió el conocimiento, y el clérigo vio lo que llevaba en la boca. Al cabo de tres días recupero el conocimiento y pasados quince el clérigo le echó fuera de casa.
Escudero:
Más tarde Lázaro se fue con un escudero que vestía muy bien, y parecía más amable que el resto de sus anteriores amos.  De camino a la casa del escudero  pasaron delante de algunos mercados pero sin comprar nada. Lázaro optimista pensó que sería porque tenía en casa la comida, pero al llegar a casa el escudero le dijo que el ya había comido antes y que no comía mas para poder tener mejor salud. El escudero le mostro una cama bastante maltrecha y Lázaro se durmió feliz pensando en que comería mañana. Lázaro quedaba en casa limpiando. Hasta que un día el escudero le mando hacer unos recado y de la que volvía vio a su amo con una “señoritas”. Durante los siguientes días Lázaro se dio cuenta de que el escudero a pesar de vestir como vestía apenas tenia dinero para alimentarse así mismo. Lázaro empezó a pedir por las casas y la gente le iba dando comida, y al llegar a casa el escudero le pregunto de donde había sacado la comida y Lázaro respondió, pero el escudero aunque le parecía bien (porque así ya tenía de comer) le pidió que no pidiese cerca de casa para que no le relacionasen y perdiese honra.  Lázaro de la que volvía a casa vio una viuda con el ataúd de su marido bajando el camino que daba a su casa, preocupado salió corriendo para llegar y avisar al escudero pero el escudero se rió y dejó pasar a la viuda.  Llegó un día en el que un hombre y una señora picaron a la puerta y demandaron un alquiler. El escudero respondió que iría a por cambio ya que las monedas que tenía eran de mayor valor pero no volvió y los señores del alquiler llamaron al alguacil pero las vecinas entraron en casa y explicaron al alguacil que Lázaro no tenía nada que ver y todos se fueron discutiendo sobre quien tenía que pagar al alguacil y el escribano que le acompañaba.
El fraile:
Las vecinas le encaminaron con un fraile, de vida muy activa quien le dio a Lázaro los primeros zapatos que rompió. Pero como Lázaro no aguantaba sus trotes se fue.
El buldero:
Lázaro topó con un buldero un tanto desvergonzado y del que se podía sospechar de vender bulas falsas, ya que mientras estuvo con Lázaro cometió dos grandes timos. El primero un amigo alguacil fingió no conocerle de nada y empezó a acusarle de levantar falso testimonio jurándolo y diciendo que si lo que decía era mentira que dios lo castigase. Después fingió que le daba un ataque, empezó a sacar espuma por la boca, hasta que los presentes pidieron al buldero que hiciese algo. Este empezó entonar unos rezos y el otro se  levantó. Todo el mundo salió corriendo para comprarle las bulas. El segundo engaño lo cometió mientras daba un sermón. Cuando estaba terminando el sermón viendo que la gente no estaba muy emocionada calentó una cruz en una lumbre y la dio a besar a los alcaldes, quienes se quemaron los labios. La iglesia de allí les cambio esa cruz de hierro supuestamente divina por una de plata de mucho más valor y además todo el mundo quería comprar de sus bulas. Después de cuatro meses en los que también las pasó canutas se separo de su quinto amo.
Capellán:
El capellán le dio a Lázaro un asno y cuatro cántaros donde llevar el agua que vendía. Cada dia le daba a su amos 30 maravedíes y el resto se lo quedaba para sí, y todo lo que ganaba los sábados era para él después de cuatro años ahorró dinero y se vistió bien con el mismo fin que su amo el escudero.
Alguacil:
Con el alguacil estuvo poco tiempo a causa de una paliza que casi le dan unos gamberros. Después de este percance Lázaro consiguió el puesto de pregonero y conoció al arcipreste de San  Salvador, quien le casó con una criada suya.  Lázaro era por fin feliz pero empezó a escuchar rumores sobre si su esposa se acostaba con el arcipreste, cosa que no resultaría tan rara ya que muchas veces Lázaro quedaba solo hasta altas horas de la madrugada. Un dí cenando los tres salió el tema de los cuerno y la mujer de Lázaro se enfadó tanto que desde entonces cada vez que alguien intentaba sacar el tema Lázaro le cortaba.

Opinión personal.
Es una obra bastante entretenida con puntos muy graciosos pero también otras partes en las que te hace pensar un poco en lo que era aquella época.



                                                                  

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.