domingo, 16 de marzo de 2014

El Burlador de Sevilla. Ficha de Pablo González




EL BURLADOR DE SEVILLA.
Ficha de lectura por Pablo González, nº 17, 3ºB.

Autor: Tirso de Molina
Año de publicación: 1630


RESUMEN

El Burlador de Sevilla narra las aventuras de don Juan Tenorio, un personaje mujeriego y muy astuto.


La obra comienza en el palacio del Rey de Nápoles, donde don Juan engaña a doña Isabela haciéndose pasar por el duque Octavio. El rey ordena prenderle sin saber quién es, ya que se ocupa de ello Pedro Tenorio, que resulta ser el tío de don Juan, lo que permite  a este último escapar. Mientras tanto, el verdadero duque Octavio, quien está enamorado de doña Isabela, padece las consecuencias, ya que Isabela cree que fue él quién la engañó, por lo que el duque es llevado a prisión sin culpa de ello.


En una aldea pescadora en Tarragona, Tisbea encuentra a don Juan y Catalinón, su siervo, fingiendo estar muy malheridos. Don Juan se aprovecha de sus situación y no sólo consigue alojamiento y comida sino que también engaña a Tisbea.

En otra escena, aparece Gonzalo de Ulloa conversando con en rey Alfonso de Castilla. Este último le pregunta por su estancia en Lisboa, y don Gonzalo habla largo y tendido alabando este sitio. Después, el Rey le dice que le gustaría casar a a la hija de don Gonzalo con Don Juan Tenorio, lo que al padre le parece bien, por lo que va a contárselo a su hija, doña Ana.

Mientras tanto, en Tarragona, don Juan engaña a Tisbea y huye con dos de sus yeguas. Don Juan huye entonces a Sevilla, donde el rey Alfonso, ya informado de sus fechorías, decide casarlo con doña Isabela y desterrarlo después, y liberar al conde Octavio.

Una vez en Sevilla, don Juan engaña al conde de la Mota para acostarse con otra mujer más, la cual le delata gritando al descubrir que no es el marqués de verdad y que le está engañando. Aparece entonces don Gonzalo, y don Juan le mata. Al encontrar muerto a Gonzalo, el rey y Diego Tenorio mandan prender al marqués de la Mota y decapitarlo, padeciendo, una vez más, otra persona los engaños de don Juan. Este escapa con Catalinón.

Pero con la aparición de Tisbea para quejarse al Rey del engaño de Don Juan, junto con todos los engaños pasados, a don Juan se le acaba la buena suerte. El Rey y su corte le persiguen. Mientras tanto, don Juan, chulesco, invita a cenar a su casa al muerto Gonzalo de Ulloa, y se sorprenden cuando esto ocurre. Don Gonzalo le invita entonces al día siguiente a la Iglesia donde está sus sepulcro. Por miedo y honor, don Juan va a allí, donde Gonzalo les da de cenar vívoras y después arrastra a la tumba a don Juan, dejando vivir a Catalinón para que lo cuente.


OPINIÓN PERSONAL

El Burlador de Sevilla es, en mi opinión, un libro bastante complicado de leer (al menos en su edición en castellano antiguo) ya que hay momentos en los que se hace difícil seguir la trama y que es necesario leer varias veces. Aún así, es por lo general bastante entretenido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.