martes, 1 de abril de 2014

El Quijote

Alonso Quijano es un hidalgo pobre, que tras leer tantos libros de caballerías, pierde la razón, volviéndose loco y creyendo que este debe hacerse caballero y vivir innumerables aventuras.  Así pues se hizo con la armadura de su bisabuelo y puso de nombre Rocinante a su caballo, y a él mismo don Quijote. Su primera aventura fue con el fin de armarse caballero, y recurrió a un ventero, tras regresar se hizo con un escudero, Sancho Panza al que prometió numerosas riquezas como resultado de sus aventuras. Y como buen caballero don Quijote tenía una doncella, Aldonza Lorenzo, a la que él puso como nombre Dulcinea de Toboso.
Y a partir de entonces vive muchas aventuras como son la de los galeotes en la que libera don Quijote, a doce hombres condenados a las galeras, los molinos de viento contra los que se bate, creyendo que son temibles gigantes, unos hombres a los que manda alabar a Dulcinea de Toboso, y estos se vuelven en su contra, el yelmo de Mambrino, que no era más que el utensilio de un barbero al que don Quijote arrebató, pensando que poseía el yelmo que tanto el anhelaba, unos monjes a los que asalta yendo estos en carruaje con algunas damas... Sea como sea y haga lo que haga, don Quijote y su escudero Sancho Panza salen malparados de cada aventura que viven, ya sea con fuertes dolores o rendidos en el suelo tras una afrenta. Sancho en absoluto duda que su caballero esté loco, pero no por eso dejan de ser amigos.

Todas estas aventuras que tuvo le trajeron otros malos acontecimientos como son la quema de su colección de libros de caballería por parte del cura y del barbero, con la intención de acabar con aquello locura, o la vuelta a su aldea enjaulado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.