domingo, 27 de abril de 2014

El sí de las niñas - María Bañegil Nº6



El sí de las niñas


El sí de las niñas:

Es una obra teatral de Leandro Fernández de Moratín, estrenada el 24 de enero de 1806 en Madrid y representada hasta la cuaresma de ese mismo año.

Autor:

Leandro Fernández de Moratín  (Madrid, 10 de marzo de 1760 - París, 2 de junio de 1828) fue un dramaturgo y poeta español, el más relevante autor de teatro del siglo XVIII español.

Argumento:

Don Diego, un caballero de unos 60 años de edad, espera en una posada de Alcalá de Henares la llegada de dos damas, doña Irene y su hija Paquita, hermosa joven de 16 años, procedentes de Guadalajara. Doña Irene, viuda y pobre, ha ido allí para sacar a Paquita del convento donde estaba educándose, contra la voluntad de la joven aunque no lo manifieste por respeto hacia su madre, y la ha destinado ya a don Diego, quien según su opinión, es el hombre ideal para su hija y además de que tal matrimonio solucionaría sus apuros económicos. Pero Carlos, sobrino de don Diego, oficial culto y valiente, sin que su tío lo supiese y sin que él conociera los planes de su tío, también se ha enamorado de Paquita desde tiempo atrás, por lo que se habían seguido viendo por las noches en el jardín del convento, quedando el secreto sólo entre ellos. Por una carta de Paquita, Carlos se entera de las pretensiones de doña Irene y se presenta en la posada para rescatar a la muchacha de tan desagradable situación. De pronto, tío y sobrino se encuentran y se reconocen. Ninguno de los dos confiesa al otro los motivos de su estancia en Alcalá. Don Diego se enfada y ordena a su sobrino que se marche a cumplir con sus obligaciones militares. Carlos obedece, pero en medio de la noche, una carta de Carlos dirigida a Paquita llega por equivocación a manos de don Diego y éste, al enterarse de todo, exige sinceridad a la joven quien le confiesa haber aceptado casarse con él sólo por obedecer a su madre. Don Diego ordena a Carlos que regrese y más tarde le expone los hechos a doña Irene. Ésta se indigna, pero don Diego comprende la pasión de los jóvenes y, al darse cuenta renuncia a sus aspiraciones, une las manos de Carlos y Paquita, y abraza como padre a la que quería que fuese su esposa. Lleno de bondad, bendice a la pareja afirmando que también será feliz con los hijos de aquel matrimonio que él ha hecho posible.



Personajes:

Personajes principales:

Don Diego: es el personaje que  mueve toda la acción, ya que él quiere a Doña Francisca, mujer con quien quiere casarse. Es un hombre de cincuenta y nueve años, robusto,buena persona y adinerado. Es muy educado y es el tío de don Carlos.

Don Carlos: sobrino de Don Diego, mozo de talento, excelente soldado, muy amable en todas las circunstancias y que está enamorado de Doña Francisca. Es teniente coronel en Zaragoza pero se enamora de doña Francisca cuando la conoce en Guadalajara. También es llamado durante algunas partes de la obra Don Félix, ya que se da a conocer a doña Paquita con ese nombre.

Doña Irene: es la madre de doña Paquita. Es viuda y ha tenido ya veintidós hijos y esta es la última que le queda. Es una buena mujer y muy honrada, pero después de tres matrimonios es pobre e intenta casar a su hija con Don Diego, un hombre ya maduro y rico.

Doña Francisca: es la hija de doña Irene y es la mujer con la que don Diego se quiere casar. Tiene dieciséis años y ha sido criada durante un buen tiempo por las monjas en un convento en Guadalajara. Es muy espontánea, graciosa, humilde y está muy bien educada. Está enamorada de don Carlos y es llamada por sus familiares y gente de confianza doña Paquita.

Personajes secundarios

Rita: es la criada de doña Irene. Es aborrecida, pero apoya a doña Paquita y es su gran amiga.

Simón: es el sirviente de don Diego. Es un hombre educado y que posee fidelidad.

Calamocha: es el asistente de don Carlos. Es un hombre de mundo y un poco precipitado y alocado. Es amigo de Rita.


Localización espacial

La trama transcurre en un único lugar; en una posada en Alcalá de Henares. Dentro de esta posada la acción tiene lugar en una sala de paso. Dicha sala es grande, con una escalera que conduce al piso bajo de la posada, una mesa en medio, un banco, unas sillas, etc.

Localización temporal

La acción se puede considerar lineal, ya que comienza un día a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana del siguiente. No obstante, hay retrospecciones o analepsis; es decir saltos al pasado.


María Bañegil Arroyo 3ºB ESO Nº6

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.