miércoles, 28 de mayo de 2014

EL SI DE LAS NIÑAS (1801)

AUTOR:

Leandro Fernández de Moratín

BIOGRAFIA DEL AUTOR:

Escritor neoclásico, es el autor mas destacado del teatro del siglo XVIII. Nació en Madrid en 1760, su padre fue el abogado y escritor Nicolás Fernández de Moratín. No hizo estudios universitarios. Se ordenó sacerdote pero lo abandonó. Fue un gran enamorado de Francia y de lo francés lo que le llevó a colaborar con José Bonaparte. Fue desterrado de España y murió en París en 1828.

PERSONAJES PRINCIPALES:

Don Diego: Hombre rico que se quiere que casar con Doña Francisca. Razonador, generoso y comprensivo.
Don Carlos: Sobrino de Don Diego y amor verdadero de Doña Francisca. Militar joven, educado y servicial.
Doña Irene: Madre de Doña Francisca. Viuda autoritaria, controladora, interesada y charlatana.
Doña Francisca o Paquita: Prometida de Don Diego que no se quiere casar con el voluntariamente. Está enamorada de Don Carlos. Muchacha obediente, sumisa y juiciosa.

PERSONAJES SECUNDARIOS:

Rita: Criada de Doña Irene y Doña Francisca y amiga de ésta.
Calamocha: Criado de Don Carlos.
Simón: Sirviente y confidente de Don Diego.


RESUMEN:
La obra es una comedia del Neoclasicismo escrita en 1801. No contiene excesivos recursos literarios y cumple con los principios de la Ilustración. Respeta la regla de las tres unidades: lugar, tiempo y acción, plantea una historia creíble con fin didáctico y moralizador que pretende denunciar los matrimonios de conveniencia.
Se desarrolla en una posada de Alcalá de Henares y en un tiempo de 10 horas, de siete de la tarde a cinco de la mañana.
Consta de tres actos.
El tema básico es la boda de conveniencia entre doña Francisca (Paquita), de 16 años, y don Diego, señor acomodado de 59. La muchacha está enamorada, en realidad, de don Carlos o Félix, que es sobrino de don Diego pero está dispuesta a aceptar el matrimonio por obedecer a su madre, doña Irene que quiere casarla con un hombre rico.
Doña Irene y don Diego conversan en la posada sobre lo buena y obediente que es doña Francisca y lo encantada que está de casarse con él aunque don Diego no la ve muy entusiasmada. La madre cuenta que es un error los matrimonios entre jóvenes por inexpertos y poco ilustrados los hombres a esa edad. Ella misma se casó con un hombre mayor.
Calamocha y Rita comentan lo triste que está doña Francisca por la boda y que don Carlos todavía la ama. Idean un plan para unirlos.
Mientras doña Irene insiste en que doña Francisca debe ser agradable con don Diego, que no sabe la suerte que tiene y que no debe desobedecerla, Impide que don Diego descubra si realmente lo ama doña Francisca pues el no quiere obligarla a casarse.
Don Carlos llega a la posada para decirle que impedirá la boda. Don Diego descubre a su sobrino y lo obliga a irse al ejército de donde se había marchado.
Doña Francisca piensa que se había marchado pero este regresa para cantarle en el balcón y tirarle una carta. Don Diego lo descubre y habla con doña Francisca y con don Carlos para saber cuando se habían conocido.
Don Diego llama a doña Francisca y le enseña la carta diciéndole que su hija está enamorada de otro desde hace un año y que el los perdona. Esta al principio se enoja con su hija pero luego al ver lo enamorados que están accede al matrimonio.
A don Diego le preocupan realmente los sentimientos de doña Francisca y al enterarse de la verdad, da su bendición al matrimonio de ambos..
Sin embargo, el desenlace no es tan valiente como pudiera parecer: es cierto que se frustra el proyectado matrimonio, pero el nuevo, entre Paquita y don Carlos, salvaguarda los intereses de todos: el económico de doña Irene, pues, al fin y al cabo, su hija acabará heredando la fortuna del tío y tutor de don Carlos, y el del propio don Diego, que se asegura compañía para su vejez con la nueva pareja, aunque vea decepcionadas sus aspiraciones amorosas.




Sofía Hermosilla Montilla Nº 15 3º A

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.