jueves, 29 de mayo de 2014

FUENTEOVEJUNA




El Comendador llega al palacio del marqués de Calatrava y le dice que le deja a sus soldados para la conquista de Ciudad Real.

El pueblo de Fuente Ovejuna hace una fiesta en nombre del Comendador, en la cual este ya quiere aprovecharse de Laurencia.

Mientras están en la fiesta los reyes son informados de que Ciudad Real había sido tomada.

Frondoso y Laurencia se declaran, cuando el Comendador interviene e intenta abusar otra vez de ella. Por suerte está allí Frondoso que salva a Laurencia y está a punto de matar al Comendador.

Después de ver esto, el Comendador no puede aguantar la rabia y se dirige a Esteban, el padre de Laurencia, para que este la castigue por no haber querido aceptarlo. Tanto Esteban, como los aldeanos que estaban allí en ese momento, ven que el Comendador no tiene motivo para mandarle esto y se niegan, con lo cual el Comendador empieza a insultarles.

Los de Fuente Ovejuna, empiezan a darse cuenta de que el Comendador está traicionando su condición de caballero cruzado, y que quiere aprovecharse de todos, y en especial de las mujeres.

Mengo intenta proteger a Jacinta del Comendador, Pero lo atan a un roble, y mientras que se llevan a Jacinta, lo azotan.

Cuan Frondoso y Laurencia intentan casarse, por fin, sin el molesto Comendador, este aparece interrumpiendo la boda. Amenaza a Frondoso llevándoselo a la cárcel, y raptando a Laurencia.

Los ciudadanos de Fuente Ovejuna, tras los últimos sucesos, aumentan su rabia y el deseo de venganza.


Se reúnen en la sala del Concejo de Fuente Ovejuna, para tramar un plan para salvar a Laurencia y a Frondoso, pero no terminan de ponerse de acuerdo, cuando aparece Laurencia, la cual incita a los demás a ponerse de acuerdo para ir a matar al Comendador y a sus ayudantes.

Estos llegan justo a tiempo, a casa del Comendador, cuando estaba intentando matar a Frondoso.

Una vez muerto el Comendador, Flores logra escapar, y se dirige al rey para poder contarle lo ocurrido. Pero no le cuenta la verdad de lo ocurrido.

El rey manda a un juez para que investigue quien o quienes fueron los culpables de la muerte del Comendador. Pero a pesar de que el juez tortura a varios de los ciudadanos de Fuente Ovejuna, no logra averiguar quien lo mató.

El Maestre se presenta delante del rey y se excusa, con la cual cosa el rey lo perdona.

Algunos de los ciudadanos de Fuente Ovejuna también se presentan delante del rey para prestar declaración. Pero el rey no encuentra que ellos fueran los culpables del delito y los perdona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.